El cable submarino de Google llega a las costas de Chile

Wikimedia Commons 

A comienzos del año pasado se supo que Google estaba trabajando para desplegar un cable de internet submarino que uniría California (EE.UU.) y el resto de Latinoamérica a través de Chile. Esta mañana ese plan se hizo realidad, la inmensa infraestructura llamada “Cable Curie”, llegó al puerto de Valparaiso en el país austral.

De acuerdo a lo informado por el medio local BioBio, el cable llegó a través del buque Durable de la compañía SubCom, especializada en transporte submarino de datos. El cable submarino Curie es parte de una inversión global en infraestructura de internet de más de 47 mil millones de dólares, en tres años por parte del buscador.

“La red de Google es una parte crítica de nuestra infraestructura, habilitándonos para procesar cantidades inmensas de información, en tiempo real, para alojar algunos de los servicios más demandantes del mundo y poder entregar contenido con los más altos niveles de disponibilidad y eficiencia”, señaló Jayne Stowell, Senior Strategic Negotiator del Google Global Infrastructure Group.

Por su parte, Gloria Hutt, ministra de Transporte y Telecomunicaciones dijo que el arribo del cable “marca un nuevo hito en el desarrollo tecnológico de Chile y demuestra el compromiso de nuestro país de ser pioneros en la revolución digital”. Así mismo, señaló que la “la habilitación de esta gran infraestructura brindará ventajas y oportunidades para millones de usuarios de internet”.

Mayor efectividad y rapidez a las conexiones

La idea de conectar Valparaíso con Los Ángeles, sede mundial de la compañía, es crear una ruta directa para prestar servicios de nube con una mejor calidad, explicó en enero del año pasado Edgardo Frías, representante de Google en el país andino.

El impacto de esta nueva instalación afectaría tanto a empresas de todo rango como a usuarios comunes: startups que migran a servicios de cloud y que a su vez demandarán un mejor procesamiento de datos, usuarios que compartan documentos u hojas de cálculo a través de GSuite (la suite de ofimática de Google), o la búsqueda de direcciones en Google Maps. Esta información, que se procesa a milifracciones de segundos, mejoraría con el nuevo cable de fibra óptica.

Cada vez que realizamos estas tareas, se echa mano de la red de Google y esta tiene muchos componentes, por ejemplo nuestros centros de datos en Chile (…). Otro elemento importante son las regiones de Google Cloud Platform, como la que lanzamos el año pasado en San Pablo, Brasil. En todo el mundo, la red de Google tiene más de 100 puntos de presencia y 7500 nodos. Todas estas “partes” de la nube están conectadas por una gran red que incluye 11 cables submarinos y miles de kilómetros de fibra óptica alrededor del mundo.

Latinoamérica también se vería beneficiada con la nueva construcción, al ganar flexibilidad y un avance de cara a las próximas necesidades. “Vamos a tener esta supercarretera conectada a California, pero de ahí podemos tomar diferentes rutas alternas después, conforme vayamos viendo necesidades", añadió Frías.

La construcción de este cable reafirma el posicionamiento estratégico que tiene el país para la multinacional, que inauguró hace dos años en Chile el único data center en la parte austral del globo.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.