Este tubo robótico para cirugías puede navegar de forma autónoma en corazones que siguen latiendo

Foto referencial / Eglin Air Force Base

El avance de la tecnología ha impactado en diversos campos de la vida, uno de ellos es la medicina. Unos investigadores han desarrollado un catéter robótico que navega dentro de corazones que laten y, a través de una pequeña cámara, puede encontrar con éxito la zona que debe ser operada por los doctores. Los detalles fueron revelados en Science Robotics.

Los creadores de ese dispositivo quirúrgico robótico son un grupo de médicos de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston liderados por el doctor Pierre Dupont. El invento es un catéter, un tubo delgado que se utiliza en cirugías, que posee una cámara y una luz LED, a su vez está conectado a un motor que controla los movimientos.

Pruebas en cerdos

Para poder entrenar a este algoritmo, el equipo empleó 2000 imágenes del interior de un corazón para así poder controlar los movimientos del catéter. Para las pruebas se utilizaron a cinco cerdos con implantes de corazón con fugas que debían ser selladas.

Primero, un médico realizaba una incisión en la parte inferior del corazón, por donde ingresaría el catéter. Una vez dentro, se le asignaba la tarea de navegar de manera autónoma hasta encontrar la fuga. Una vez encontrada, el cirujano se hace cargo de sellar la fuga.

Sorprendentemente, en cada operación las habilidades de navegación del dispositivo fueron acertadas. De los 83 ensayos realizados, el catéter encontró con éxito la ubicación en el 95% de las veces.

Según Dupont, la tasa de éxito es comparable a la de un médico con experiencia. La importancia de este artefacto está en que se encarga de una tarea: hallar la ubicación de las fugas, permitiendo que los médicos solo se concentren en tapar los agujeros.  Actualmente para reparar implantes de corazón con fugas, los cirujanos utilizan pistas visuales por el ultrasonido y sus percepciones sensibles cuando utilizan el catéter.

Lo que se espera es que el catéter sea mejorado a tal punto que ingrese por los vasos sanguíneos, sin necesidad de que un médico haga una incisión e introduzca el aparato. De hecho, llegar al corazón mediante los vasos evita dañar los tejidos del órgano.
 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.