Esta ‘columna vertebral robótica’ demuestra una resistencia sin precedentes

Nicholas Castledine et al. / ICRA 2019

Ingenieros ingleses desarrollaron un manipulador que se mueve gracias a dos motores que mantienen la tensión de unos cables dentro del robot. La construcción de vértebras impresas en 3D hace posible que el manipulador gire en dos direcciones y resista a las contorsiones difíciles. Según los autores del artículo que será presentado en la conferencia de aprendizaje automático ICRL 2019 entre el 6 y 9 de mayo, se puede combinar más de un manipulador en una construcción integrada. 

Hay muchas construcciones que se usan para crear manipuladores robóticos. Por ejemplo, se distribuyeron manipuladores hechos de materiales duros con motores, actuadores neumáticos o máquinas hidráulicas entre ellos. Además hay construcciones más raras, no siempre muy útiles, como un manipulador neumático con muchas cavidades inflables. Por otra parte, hay una construcción bastante famosa en la que las partes cambian su posición gracias a los cables que están instaladas entre ellos. Estos manipuladores, sin embargo, tienen una capacidad limitada. Por ejemplo, muchos de ellos no pueden doblarse y, al mismo tiempo, resistir a las contorsiones.

Ahora, Jongrae Kim y sus colegas de la Universidad de Leeds crearon un manipulador simple y barato que carece del defecto mencionado. Su estructura es similar a una de la columna vertebral, dicen los autores. Está compuesto de muchas secciones idénticas, pero los dos últimos sectores tienen una estructura distinta. Las secciones centrales tienen dos parejas de ranuras y salientes, situadas en lados opuestos. Puesto que cada sección siguiente se gira 90 grados, las ranuras de un detalle coinciden con las salientes de otro. Eso les permite girar en dos direcciones, pero solo juntos. 

El manipulador

La construcción del manipulador
Nicholas Castledine et al. / ICRA 2019

El manipulador se pone en movimiento gracias a dos motores eléctricos situados en la última sección. Cada motor tiene un sedal que atraviesa todas las secciones. Si los motores tiran de él, el manipulador gira en la dirección necesaria. Además todos los detalles de la construcción se pueden contemplar en el agujero central, en el cual se puede colocar los elementos elásticos.

Los ingenieros experimentaron con variantes de la misma construcción. Por ejemplo, una de ellas tiene unas sujeciones en su sección final para crear un "manipulador" compuesto más grande. Además midieron su capacidad de carga. El manipulador horizontal logró levantar una carga de 1,3 kilos. 

El año pasado, un equipo de ingenieros estadounidenses desarrolló otro manipulador con cables, pero en vez de un motor usaba algo mucho más raro para mover — los granos de maíz, que se calentaban y se deformaban. Una construcción con 36 granos pudo levantar una carga de 100 gramos. 

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.