Los arrecifes de coral ‘delatan’ a El Niño y revelan que se ha vuelto más fuerte en los últimos años

Jason Turl

 

Científicos australianos propusieron estudiar el fenómeno El Niño, relacionado con el calentamiento del Pacífico, a través de los arrecifes de coral. Según el artículo publicado en la revista Nature Geoscience, ya han logrado obtener datos de 400 años y mostrar que en los últimos decenios el fenómeno aparece más a menudo en el Pacífico central, un fenómeno inusual que estaría haciendo más fuertes a los niños en El Pacífico. 

El Niño y La Niña son unas fases de Oscilación del Sur que consiste en las fluctuaciones de los parámetros meteorológicos del Pacífico ecuatorial cada cierta cantidad de años. Ambos afectan la temperatura global, las precipitaciones y el clima en muchas partes del mundo. Si El Niño se forma en la parte central del Pacífico en vez del oriente, se llama El Niño Modoki. En japonés, modoki significa "similar, pero diferente". Según la NASA, este tipo de Niño se dio este año.

Corales, los biógrafos del niño

Los instrumentos en la tierra y observaciones por satélite son muy útiles al momento de estudiar El Niño, pero no son suficientes para entender cómo está evolucionando. Mandy Freund y sus colegas de la Universidad de Melbourne resolvieron ese problema usando muestras de corales del Pacífico. Igual que anillos de crecimiento de un árbol, los corales almacenan información sobre el clima de los últimos años y muestran cómo era la temperatura del agua.

Utilizando 27 muestras de coral, los científicos elaboraron un método que permite recuperar los datos sobre El Niño y los compararon con observaciones realizadas a lo largo de los últimos 100 años. Llegaron a la conclusión que esa táctica les permite pronosticar la aparición del fenómeno, gracias a que pueden usarla para reconstruir datos de los últimos cuatro siglos.

Los científicos aseguran que en el período de 1617 a 1920 había 37 variaciones en el Pacífico central y 27 en el oriental. Cada 30 años había de uno a seis eventos en promedio. También descubrieron que en los tres últimos decenios El Niño Modoki apareció casi dos veces más frecuentemente que en los siglos pasados. Sin embargo, la intensidad del fenómeno regular también ha aumentado. Los dos de los años 1997-1998 y 2015-2016 fueron los más fuertes de los últimos 400 años. 

Los autores del estudio dicen que la reconstrucción de la historia del fenómeno puede ser la base de nuevas investigaciones. Esto, indicaron, ayudaría a comprender cómo la actividad humana está relacionada con ese fenómeno. 

El Niño se encarga de los años anormalmente cálidos en términos de la temperatura media anual. Si el 2019 sigue siendo así, la secuencia de los últimos cinco años será la más cálida en nuestra historia. 

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.