OSIRIS-REx construyó un mapa térmico del asteroide Bennu

NASA’s OSIRIS-REx 

El equipo de científicos a cargo de la sonda espacial OSIRIS-REx ha publicado un mapa térmico de la superficie del asteroide Bennu. Resultó que la temperatura del suelo varía de -73 a 76 grados centígrados, y esta diferencia de temperatura se alcanza en escalas de unos 250 metros, según el sitio web de la misión.

La tarea principal de la misión OSIRIS-REx, lanzada en septiembre de 2016, es estudiar el asteroide cercano a la Tierra de 500 metros Bennu, perteneciente a la clase B espectral. A principios de julio de 2020, la estación deberá acercarse a la superficie del asteroide y recolectar 60 gramos con un manipulador especial de polvo y fragmentos de roca, después de lo cual regresará una cápsula a la Tierra para septiembre de 2023.

En marzo-abril de 2019, la estación se dedicó a construir un modelo preciso de la forma del asteroide a partir de los datos lidar, así como a la creación de mapas detallados de color y de superficie pancromática (con una resolución de hasta 35 centímetros por píxel) y de color utilizando cámaras a bordo.

Un mapa detallado

OSIRIS-REx está actualmente ejecutando un detallado estudio: el programa de observación de estaciones ecuatoriales, que se completará en junio de 2019. Como parte del programa, se realiza el mapeo de la superficie del asteroide, la búsqueda del lugar más adecuado para tomar una muestra del regolito, el estudio de sus características geológicas y la búsqueda de penachos de polvo y gas.

Sobre la base de los datos recopilados por los espectrómetros a bordo de OTES y OVIRS en noviembre de 2018, el equipo de la misión pudo crear un mapa de la distribución de la temperatura de la superficie del asteroide. La diferencia de temperatura del suelo es de -73 grados Celsius a 76 grados Celsius, y la distancia entre estos puntos es de unos 250 metros.

Una dispersión tan grande se debe a la ausencia de atmósfera en Bennu, por lo que no hay una redistribución del calor, y la temperatura de cada área específica depende de la cantidad de luz solar que recibe. Anteriormente, se hizo un mapa de calor similar para el asteroide Ryugu, que se parece a Bennu.

El estudio del asteroide de Bennu puede proporcionar información importante sobre la formación y evolución del sistema solar, así como la respuesta a la pregunta de qué cuerpos pequeños pudieron ser los responsables de suministrar agua y aminoácidos a nuestra Tierra joven.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.