Nuestra imaginación idealiza los sitios que visitamos con seres queridos

Científicos europeos han descubierto que nuestra imaginación le da un tinte emocional a lugares donde pasábamos buen tiempo con nuestros seres queridos. Según un artículo publicado en la revista Nature Communications, para comprobarlo los investigadores hicieron unas pruebas con un grupo de voluntarios utilizando la resonancia magnética funcional (IRMf).

 

Cómo la imaginación cambia nuestra vida

La imaginación es una de las características inherentes solo a los seres humanos. No solo nos ayuda regresar mentalmente a los eventos ya terminados y lugares visitados, sino también nos ayuda construir una nueva realidad basada en lo que hemos visto anteriormente. Por ejemplo, somos capaces de imaginar cómo pasamos un buen rato con cierta persona en un café que vislumbramos solo una vez. 
 
Al mismo tiempo, imaginar unos escenarios en el futuro y regresar a los hechos ya ocurridos son dos cosas diferentes debido a que los acontecimientos en el pasado provocan una reacción emocional relacionada con ellos. En su nuevo trabajo los científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas Humanas y del Cerebro, liderados por Roland Benoit, decidieron comprobar si podemos imaginar nuevas situaciones en lugares ya conocidos y emocionarnos por ellas.

 

El experimento con situaciones imaginarias

18 voluntarios participaron en su prueba con la IRMf. Se pidió a todos que hicieran una lista de personas familiares, tanto unas cercanas que les gustan mucho como unas desagradables. También tenían que elaborar otra lista de lugares familiares. Durante el ensayo imaginaban que pasaban tiempo con una persona de su lista en un lugar determinado. El autor del artículo, Roland Benoit, cita su propio ejemplo imaginario en el que viaja con su hija en el ascensor de la universidad, donde ella salta y pulsa los botones. Después salen en el último piso y disfrutan de la vista a la ciudad. 

Antes del experimento los científicos pidieron a los participantes que evaluaran en una escala de uno a cuatro la imagen de lugar o persona en su lista. Otra escala de uno a nueve representaba sus sentimientos hacia el lugar o la persona. Después del ensayo tenían que revaluar su impresión usando las mismas escalas. Para lograr un resultado preciso, los científicos luego repitieron la prueba con 30 nuevos voluntarios.   

Como resultado, se ha identificado que la simpatía por un lugar se aumenta visiblemente cuando un  voluntario imagina cómo está pasando buen tiempo allí con alguien que le gusta. Además, el segundo grupo tuve la misma percepción.

 


Cómo los voluntarios evaluaron su actitud hacia personas y lugares antes y después del experimento
Roland Benoit et al. / Nature Communications, 2019

 

Tras el experimento los científicos se centraron en la corteza prefrontal ventromedial, la cual desempeña un papel importante en la toma de decisiones emocionales. Por ejemplo, es responsable de almacenar las imágenes de personas y lugares y reproducirlas cuando es necesario. El ensayo mostró que la actividad de esta zona cerebral era más pronunciada si el participante visualizaba mentalmente a alguien que le gusta. Por el contrario, una persona desagradable no provocó tanta reacción. 
   
Por lo tanto, los autores del artículo mostraron que podemos cambiar nuestra actitud hacia un lugar incluso si no teníamos ninguna experiencia en él. Es decir, nuestra imaginación puede hacerlo por nosotros cada vez que tengamos emociones positivas y bastante fuertes, normalmente relacionadas con nuestros seres queridos. 

Al mismo tiempo, es muy difícil de olvidar lugares y eventos relacionados con experiencia importante que tuvimos. Este año los científicos han descubierto que para borrar un mal recuerdo tenemos que procesarlo más y no suprimirnos.

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.