La obesidad aumenta el riesgo de demencia en un impresionante 20%

heraldsun.com.au

 

Científicos surcoreanos realizaron un amplio estudio de población de su país para entender si hay correlación entre la obesidad y el desarrollo de demencia en la vejez. Según el artículo publicado en BMJ Open, el vínculo entre esos dos fenómenos es notable. El riesgo de la demencia se aumenta en un 20 por ciento para las personas de edad que aumentan de peso.

 

Es igualmente peligroso ganar y perder peso en la vejez

En la mayoría de los estudios, el aumento de masa corporal se ve como un factor negativo, es decir, aumenta el riesgo de muchas enfermedades, como diabetes, infarto y otras. Al mismo tiempo, la disminución de peso casi siempre es vista con una mirada más positiva. Sin embargo, unos estudios revelan que hay muchos problemas relacionados con una drástica perdida de peso en la edad madura. Por ejemplo, en 2018 científicos descubrieron que tras 68 años las mujeres que pierden más de 9 kilos de peso están expuestas a la muerte prematura o el deterioro pronunciado de la salud.  

Al mismo tiempo, una serie de estudios está dedicada a la correlación entre el sobrepeso y la demencia. Sin embargo, hasta el momento no había datos suficientes para vincular el índice de masa corporal con el riesgo de desarrollo de esta enfermedad neurodegenerativa. Los científicos de la Universidad Nacional de Kyongbuk, liderados por Susan Park, estudiaron una base de datos sobre 67,219 coreanos de 60 a 79 años. La información sobre su índice de masa corporal fue recopilada dos veces, en 2002-2003 y en 2004-2005. También los investigadores reunieron datos sobre su sexo, edad, posición socioeconómica, actividad física, consumo de alcohol y tabaco, presencia de demencia o enfermedades cardiovasculares, y finalmente de nivel de obesidad. 

Además, los científicos recopilaron información adicional sobre la demencia. Descubrieron que entre 2008 y 2013 fue diagnosticada en 4887 mujeres y 6685 hombres surcoreanos. Aunque en general el índice de masa corporal no se asocia con el desarrollo de demencia, descubrieron que su cambio en más de un 10% está claramente relacionado con la demencia. Tanto el aumento como la disminución de peso incrementaron el riesgo de la enfermedad en un 20% en comparación con otros participantes del estudio cuyo peso se mantuvo estable. 

 

Tabaco y azúcar también aumentan el riesgo de demencia

Los científicos también examinaron otros factores que  posiblemente puedan provocar la demencia y averiguaron que el hábito de fumar y consumir mucho azúcar aumentan el riesgo de la enfermedad, mientras que la actividad física regular lo reduce.

Aunque sus estudios se basan en la muestra impresionante, los científicos surcoreanos no explican por qué el cambio drástico de peso está relacionado con el riesgo de la enfermedad neurodegenerativa. Es posible que tanto el aumento como la disminución de peso en la vejez estén asociados con malas costumbres o ciertas condiciones médicas. Por esta razón, cuando el peso se cambie visiblemente en esa edad, hay que prestar atención especial a la prevención de demencia, insisten los autores del estudio.

Existen numerosas suposiciones sobre las razones de demencia en la edad madura. Por ejemplo, un estudio mostró que el riesgo de la enfermedad es mayor en las personas mayores que viven en áreas rurales. Además, sufrir un infarto cerebral duplicaría el riesgo de demencia.

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.