Google fracasa en su intento de generar fusión nuclear fría

Wikimedia Commons 

Google ha publicado los resultados del proyecto que buscaba replicar experimentos sobre la fusión fría. Los investigadores no pudieron identificar el exceso de liberación de energía, lo que una vez más refuta los argumentos de los partidarios de la realidad de este efecto. Sin embargo, los autores no consideran su trabajo inútil ya que aparecieron innovadoras técnicas útiles y se hicieron varios descubrimientos en la ciencia de materiales, que pueden ser útiles en la producción de energía a través del hidrógeno. Los resultados han sido publicados en Nature.

La fusión fría, también llamada reacciones nucleares de baja energía (LENR por sus siglas en inglés), es un tipo hipotético de transformación nuclear a una temperatura cercana a la temperatura ambiente, en oposición a la síntesis "caliente", que tiene lugar en el interior de las estrellas, la explosión de una bomba termonuclear a altas presiones y temperaturas de millones de kelvins.

La física moderna no permite la posibilidad de la fusión fría, ya que, a temperaturas moderadas, la energía cinética de los núcleos no es suficiente para superar la repulsión de Coulomb debido a las mismas cargas, y la síntesis. Esto quiere decir que la fusión de los núcleos ligeros para volverse más pesados puede ocurrir solo por el contacto de las partículas.

Sin embargo, en 1989, el estudio de los químicos Martin Fleischmann y Stanley Pons llegó a ser resonante. Ellos afirmaron que podían detectar la liberación de exceso de energía durante la electrólisis de agua pesada en la superficie de un electrodo de paladio. Los autores declararon que, en sus experimentos, el deuterio se convertía en tritio o helio, pero los intentos de repetir su experimento nunca funcionaron. La comunidad científica concluyó que los resultados iniciales fueron erróneos.

La iniciativa de Google

Desde entonces, ha habido muchos informes de efectos similares en una variedad de sistemas, incluidos los vivos, pero la comunidad científica los encontró poco confiables o se llevaron a cabo sin el rigor suficiente para probar el efecto.

Sin embargo, los méritos potenciales de tales transformaciones nucleares son indudables, y en 2015, Google lanzó un proyecto en el que aproximadamente 30 científicos de varios laboratorios intentaron repetir los resultados rechazados por la ciencia utilizando tecnologías modernas. A esta iniciativa se le asignó 10 millones de dólares.

Ahora, el artículo publicado en Nature describe los resultados del trabajo y las perspectivas de su continuación. La tarea de los científicos era llevar a cabo experimentos y protocolos experimentales cuidadosamente planificados que establecerían límites claros sobre el posible rango de parámetros bajo los cuales podría tener lugar una fusión fría. Si los científicos pudieran solucionarlo, deberían haber formulado un experimento definitorio que los investigadores de otros grupos puedan repetir y asegurarse de que el fenómeno está presente.

Los científicos intentaron implementar los tres esquemas propuestos anteriormente. El primero implica la inclusión en el objeto de paladio de grandes cantidades de deuterio, que presumiblemente debería ser suficiente para desencadenar reacciones. Sin embargo, en altas concentraciones, los investigadores no pudieron obtener muestras estables. El segundo experimento fue un intento de repetir los experimentos sobre el bombardeo de paladio mediante pulsos de iones deuterio calientes, que dieron como resultado el supuesto tritio. La tercera opción era calentar polvos metálicos en un ambiente rico en hidrógeno.


El esquema de uno de los experimentos.
Curtis P. Berlinguette et al. / Nature

Ningún resultado

En todos los casos, los autores no lograron encontrar ninguna evidencia de la ocurrencia de una reacción termonuclear fría, pero son cuidadosos en su redacción y no afirman que hayan excluido completamente su posibilidad. En particular, fracasaron en todos los aspectos para abordar las condiciones que se llaman las más favorables para la aparición de tales reacciones.

Ambos experimentos con paladio requieren un trabajo adicional: existe la esperanza de crear muestras con una alta concentración de deuterio, y los experimentos con tritio pueden causar un efecto que es demasiado débil para ser registrado.

En cualquier caso, el proyecto no puede considerarse un fracaso, dicen los autores. En particular, porque crearon "el mejor calorímetro del mundo", que se utilizó para registrar las emisiones de las cantidades más pequeñas de energía en condiciones experimentales difíciles. Los científicos van a continuar investigando en esta dirección. En particular, quieren crear estados de fase específicos de mezclas de elementos que nadie haya recibido previamente.

La fusión termonuclear "ordinaria" sigue siendo un área activa de investigación académica. En particular, en Rusia, se está completando la preparación de un experimento sobre el disparo por láser de reacciones con una potencia de pulso récord.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.