Robo-cucarachas ‘solidarias’ ayudan a voltear a sus compañeras atascadas [VIDEO]

Duncan W. Haldane et al. / UC Berkeley

 

Ingenieros estadounidenses enseñaron a los robots VelociRoACH a ayudarse mutuamente gracias a una capa protectora que cubre sus cuerpos. Si uno de ellos cae de espaldas, el otro lo choca para levantarlo. Según informó IEEE Spectrum, los ingenieros también determinaron el mejor ángulo de impacto y la forma ideal de caparazón para optimizar esta habilidad colaborativa. La nueva construcción fue demostrada en la conferencia ICRA 2019.

 

David McPherson, Ronald Fearing / ICRA 2019

 

Los ingenieros de la Universidad de California en Berkeley desarrollaron robots-cucarachas de seis patas desde hace diez años. Un modelo llamado VelociRoACH tiene piernas pequeñas y bastante flexibles, hechas de polímero. Poseen un motor eléctrico a cada lado gracias al cual se muevan las patas. Anteriormente, los ingenieros ya habían enseñado al robot a caminar en modelos tempranos. Pero este diseño es más complejo y costoso, y también su software evita al robot atravesar pasillos estrechos.

 

En su nuevo trabajo, las cucarachas robóticas desarrollaron una nueva utilidad. Se equipó a los robots con capas de policarbonato, un termoplástico fácil de moldear. Los desarrolladores eligieron una forma de prisma cilíndrico en lugar de elipsoide utilizado en la versión anterior. Aunque el último se asemeja a los caparazones de seres vivos, la capa cilíndrica tiene un centro de rotación definido, mientras que el elipsoide tiene muchos. La última caparazón, al tener un ángulo de inclinación determinado (diferente a 90º), ayuda a voltear a un VelociRoACH atascado patas arriba.

 

El éxito del golpe depende de ángulo de colisión entre dos robots. Las pruebas con diferentes ángulos mostraron que en una colisión en ángulo recto, el robot se da vuelta en un 87% de los casos. Al mismo tiempo, cuando el ángulo difiere de recto en 30 o 45 grados, todos los intentos son exitosos. Cabe mencionar que en estos experimentos, los ingenieros hicieron solo cinco intentos para cada ángulo que no es igual a 90.

Los resultados de colisiones en diferentes ángulos
David McPherson, Ronald Fearing / ICRA 2019

 

Durante los ensayos todos los robots tenían caparazones fortalecidos con bandas de goma. En una prueba adicional donde no había cintas el otro robot nunca logró girar a su compañero. Las pruebas con capa protectora en forma de elipsoide tampoco tuvieron éxito.

Anteriormente, los ingenieros de Berkeley mostraron otra forma de asistencia mutua entre los robots-сucarachas, gracias a la cual pueden superar los obstáculos en su ruta. El primer robot empuja al segundo y le ayuda a subir al obstáculo. Después el segundo se aferra a la superficie y sirve como plataforma para que su compañero se eleve.

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.