Encontrado el “eslabón perdido” entre los antiguos siberianos y los nativos americanos

Max Planck Institute for the Science of Human History 

Dos grupos de investigadores estudiaron el "paisaje genómico" del noreste de Siberia y el norte de América del Norte. Uno de ellos encontró un “eslabón perdido” entre los nativos americanos y los antiguos habitantes de Siberia, los paleo-siberianos. Además, los autores encontraron que hubo tres olas de migración en el noreste de Siberia durante los últimos 31 mil años. Otro grupo de científicos descubrió que los paleo-esquimales no desaparecieron sin dejar rastro: dejaron su huella en los genomas de los habitantes modernos del Ártico estadounidense. Los resultados fueron publicados en dos artículos (1, 2) en Nature.

Siberia nororiental es uno de los lugares más duros donde las personas han podido establecerse. Se extiende desde la península de Taimyr en el oeste hasta el océano Pacífico en el este y desde la frontera entre Rusia y China en el sur hasta el océano Ártico. Presumiblemente, la gente apareció aquí hace unos 40 mil años.

Hace aproximadamente 14.5 mil años, las personas de esta región cruzaron el estrecho de Bering a lo largo del istmo terrestre, que se formó periódicamente durante el último máximo glaciar. Esta ola de migración fue la primera, pero no la única. Más tarde en América, las personas aparecieron genéticamente relacionadas con los habitantes de Australasia. Hace unos cinco mil años, los paleo-esquimales aparecieron en el continente. Por último, hace unos 800 años, los llamados neo-esquimales aparecieron en el norte de América del Norte, los pueblos Inuit y Yupik modernos están conectados genéticamente con ellos.

Hasta ahora, el origen de los antiguos pueblos del noreste de Siberia y su conexión con sus habitantes modernos, así como con los primeros colonos estadounidenses, era poco conocido. Lo mismo puede decirse acerca de los paleo-esquimales y su parentesco con los pueblos modernos del Ártico. Por lo tanto, dos grupos internacionales de paleogenetistas y antropólogos decidieron estudiar estos temas en detalle.

El primer estudio

Investigadores del primer grupo, dirigido por Eske Willerslev de la Universidad de Copenhague, secuenciaron los genomas de 34 siberianos antiguos. El ADN más antiguo entre ellos se aisló de los dientes de leche de dos niños que vivieron hace 31,6 mil años en el territorio de la Yakutia moderna. Fueron encontrados en el estacionamiento más antiguo del Ártico en el río Yana. El resto de los antiguos siberianos vivió mucho más tarde, en el período de 9800-600 años atrás. Sus restos fueron encontrados en Chukotka, a orillas del Mar de Ojotsk, en el Territorio de Primorsky, cerca del Lago Baikal, en una parada posterior en el río Yana y en el suroeste de Finlandia.

Los autores llegaron a la conclusión de que durante más de 31 mil años en Siberia hubo tres grandes migraciones, durante las cuales los colonos se trasladaron de sur a norte. El análisis de los dos genomas más antiguos mostró que los niños que vivían en el río Yana pertenecían a un grupo previamente desconocido de habitantes antiguos del norte de Siberia. Genéticamente, eran 71% similares a los habitantes de Eurasia occidental, pero se separaron de ellos hace aproximadamente 38 mil años. El 29% restante era el patrimonio genético de los asiáticos orientales.


Similitud genética de niños del campamento de Yansk con representantes de 167 poblaciones. Los colores más cálidos muestran una mayor similitud genética entre esta población y el pueblo Jansky.
M.Sikora et al. / Nature, 2019

Hace aproximadamente 18-20 mil años, los descendientes de los habitantes del norte de Siberia se mezclaron con los nativos del este de Asia y formaron las líneas genéticas de los nativos americanos y los paleo-siberianos. Los restos de un hombre paleo-siberiano que vivió hace 10 mil años fueron encontrados en el río Kolyma. Hace aproximadamente 13 mil años, los paleo-siberianos expulsaron a los neo-siberianos. Más tarde, hace unos 5 mil años, los nómadas de las estepas de Asia Central aparecieron en el noreste de Siberia.

“... una conclusión importante de nuestro estudio: el grupo de portadores del genoma de la antigua población paleo-siberiana es la población más cercana a los grupos de nativos americanos. Este es el primer hallazgo de este tipo fuera de los Estados Unidos, tan genéticamente cercano al estadounidense, de hecho, el eslabón perdido en la historia genética de los pueblos indígenas de América”, dice el autor del estudio Vladimir Pitulko, del Instituto de Historia de la Cultura Material (IIMK) RAS.  

“Al mismo tiempo, el genoma de ambas poblaciones tiene una contribución significativa de la antigua población del norte de Siberia, es decir, el pueblo Jansky, como un rasgo hereditario adquirido aproximadamente al mismo tiempo, hace unos 20 mil años en la era de último máximo glaciar”, añaden.

El segundo estudio

En el segundo estudio, David Reich de la Escuela de Medicina de Harvard, Pavel Flegontov de la Universidad de Ostrava y sus colegas analizaron los genomas de 48 personas que viven en Chukotka, Siberia Oriental, las Islas Aleutianas, el Ártico canadiense y de Alaska del periodo de hace 7000–280 años. Usaron como referencia los genomas de 35 Inupiates (pueblos indígenas modernos de Alaska) y 58 representantes de los pueblos indígenas de Siberia Occidental.

Los resultados del análisis mostraron que los proto-paleo-esquimales (los antiguos pueblos que habitaban en el noreste de Siberia) resultaron de la mezcla de paleo-siberianos y los habitantes del este de Asia. Ellos, a su vez, fueron los antepasados ​​de los paleo-esquimales y los habitantes de Siberia que hablaban lenguas chukchi-kamchatka. Además, los autores del artículo descubrieron la herencia genética de los paleo-esquimales entre los antiguos aleuts, los inuit modernos, los yupik y los indios que hablan lenguas da-nene.

“Durante los últimos siete años, los científicos han debatido si la herencia genética de los paleo-esquimales permanece en el genoma de las personas que viven en América del Norte hoy en día. Nuestra investigación nos permitió poner fin a estas disputas. También apoyó la teoría de que los paleo-esquimales estaban difundiendo los idiomas del da-nene”, explica Reich.

Él año pasado mencionamos que el inglés no es la única lengua que se habla en Estados Unidos. Dentro de los idiomas previos a la llegada de los europeos se encuentran las lenguas Algonquinas, Siux, Yutoaztecas y las Da-nene.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.