Una calculadora planta insectívora fue sorprendida devorando vertebrados [VIDEO]

Dos jóvenes salamandras moteadas (Ambystoma maculatum) en una trampa de sarracenia purpurea
Patrick D.Moldowan / Ecology, 2019

 

Científicos canadienses descubrieron que Sarracenia purpurea, una planta carnívora, come no solo insectos pequeños, sino también vertebrados. Según informó la revista Ecology, cuando las larvas de salamandras moteadas (Ambystoma maculatum) están convirtiéndose en anfibios adultos, muy a menudo caen en las trampas de la hambrienta sarracenia. Como explican los científicos, las jóvenes salamandras se encuentran dentro de un 19% de esas plantas. 

La Sarracenia purpurea es una planta insectívora que crece en los pantanos del norte y este de América del Norte. Las hojas de sarracenia forman una trampa parecida a un depósito de agua, la cual produce jugo dulce y así atrae a artrópodos. Cuando la víctima desciende a esta suerte de vaso, cae en ese líquido dulce habitado por las larvas de mosquitos (Wyeomyia smithii), moscas (Metriocnemus knabi) protozoos, rotíferos y bacterias. Esos organismos desintegran el cuerpo de víctima atrapada y producen, al mismo tiempo, unas sustancias que nutren la misma planta. Es curioso que inicialmente las plantas pequeñas forman sus propias enzimas, que descomponen los cuerpos de artrópodos, pero luego las bacterias, los protozoos y los invertebrados aparecen en sus vasos trampa y asumen funciones de digestión.

Hasta ahora, los científicos creían que la sarracenia se comía solo a invertebrados, como mosquitos, mosquitos, moscas, bichos, hormigas y caracoles. Pero M. Alex Smith y sus colegas de la Universidad de Guelph encontraron varios casos en los que la sarracenia se alimentó de anfibios en unos pantanos, cubiertos por un género de musgos llamado Sphagnum, en el Parque Provincial Algonquin en la provincia de Ontario. Los estudios de campo allí se han realizado durante mucho tiempo, ya que en el pantano hay nueve especies de anfibios. Los autores del estudio observaron las sarracenias en agosto de 2017 y después en agosto y septiembre de 2018. En esa parte del verano, las larvas de salamandras moteadas (Ambystoma maculatum) que vivían en el pantano atravesaban el periodo de transición hacia volverse anfibios adultos. Es decir, abandonaron el pantano y salieron a la tierra. 

En 2017, los científicos encontraron en las trampas de 144 sarracenias ocho ambistomas (5,6%). Y el año siguiente, los autores del estudio visitaron el pantano varias veces. A fines de agosto y mediados de septiembre encontraron los anfibios en 12 de 65 plantas (18,5%) y en 13 de 67 plantas (19.4%), respectivamente. A veces, había varias salamandras en una trampa perteneciente a una sola planta.

Los autores piensan que las salamandras pueden caer en las trampas de plantas carnívoras cuando persiguen sus propias presas o, por el contrario, al intentar huir de otros depredadores. También algunos anfibios podrían haber caído en las trampas cuando trataban de salir del pantano a la tierra. Entre los atrapados, ciertos anfibios murieron relativamente rápido, a unos tres días de caer en la emboscada, y otros todavía estaban vivos a los 19 días. Es posible que los anfibios murieran por el sobrecalentamiento debido a la luz solar directa, la alta acidez del líquido en la trampa, los patógenos o el hambre.

En nuestra galería La belleza de las predadoras puedes relajar la vista disfrutando de cómo lucen algunas plantas carnívoras, incluso las famosas Lirio Cobra y Venus atrapamoscas.

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.