Los perros evolucionaron músculos especiales para poner “ojos de cachorrito”

Pixabay

Todos nos hemos topado alguna vez con esa característica expresión en el rostro de los perros: ponen una mirada tierna que infunde ternura y compasión. Ahora, de acuerdo a una investigación publicada en PNAS, el mejor amigo del hombre ha evolucionado un grupo especial de músculos parecidos a las cejas humanas con el fin de hacer caras más expresivas.

Según la investigación, este músculo que no existen en los lobos, le permite a los perros levantar sus "cejas" internas, lo que hace que sus ojos se vea más grandes. Este gesto le permite, así mismo, verse más infantiles y también algo tristes haciendo que sean más atractivos para nosotros.

Investigaciones previas

En 2013, Juliane Kaminski, de la Universidad de Portsmouth y sus colegas, grabaron en vídeo a perros interactuando con extraños en un refugio para ver qué era lo que los hacía más propensos a ser adoptados. "Lo único que parecía tener un efecto es este movimiento de la ceja", dice la investigadora. Los perros que hacían este movimiento más a menudo fueron adoptados antes. "Fue un resultado sorprendente", añade. Luego, En 2017, su equipo demostró que los perros hacen este movimiento con más frecuencia cuando las personas los están mirando.

Ahora Kaminski, quien estudia la comunicación entre perros y humanos, y algunos anatomistas han analizado 6 perros y 4 lobos grises para comparar sus músculos faciales. Los científicos utilizaron muestras existentes, y no se sacrificaron animales para este estudio.

En los perros, el movimiento de la ceja se realiza mediante un músculo que se encuentra sobre sus ojos, en el lado interno más cerca de la nariz, llamado elevador de ángulos oculares mediales. Cinco de los 6 perros tenían este músculo. La única excepción fue un husky siberiano, una raza antigua más relacionada con los lobos que la mayoría de los perros.

diagram of canine muscles

Músculos LAOM y RAOL presente en los perros, pero no en los lobos
Juliane Kaminski

Posibles razones

Además, los lobos, que no pueden levantar tanto las cejas, carecían de este músculo. En su lugar había un pequeño tendón parcialmente conectado a otro músculo. Así que Kaminski cree que este músculo evolucionó porque las personas preferían los perros que hacen esta expresión. "Es realmente diferente en la estructura", dice ella. "No es solo algo que se usa más".

La investigación también plantea otras dos explicaciones: el movimiento de las cejas puede ser significativo para la unión entre humanos y perros "no solo porque puede provocar una respuesta de preocupación, sino también porque puede desempeñar un papel durante las interacciones comunicativas entre perros y humanos", dicen los autores. Los humanos tienden a prestar atención a las áreas faciales superiores de los demás humanos durante la comunicación, y los perros podrían estar respondiendo a esta dinámica.

Por otro lado, los movimientos de cejas exagerados exponen la esclerótica blanca de los ojos de los perros, que los humanos también tienen y encuentran atractivos en otros animales (otros primates han oscurecido la esclerótica para camuflar su mirada).

El movimiento parece estar bajo control voluntario, pero no hay evidencia de que los perros lo estén usando intencionalmente para manipularnos. Más adelante, los investigadores planean estudiar otros animales con los que los humanos hemos mantenido un contacto cercano, como los caballos, que parecen producir un movimiento similar, y los gatos.

Los perros son animales que tienen una estrecha relación con nosotros y debido a eso le hemos otorgado mayor importancia a algunos sobre otros. De hecho, según un gráfico de Information is Beautiful, el bulldog es el más sobrevalorado y el border terrier, el más subvalorado.  

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.