La vida en Marte tuvo una ventana de tiempo de más de 700 millones de años para existir

Moser et al. / Nature Geoscience, 2019

Los astrónomos presentaron una nueva fecha para el fin del bombardeo intenso tardío en Marte, un período de intensa caída de asteroides en los cuerpos del sistema solar interior. De acuerdo con los datos obtenidos, el evento extremo terminó hace 4,48 mil millones de años, y en 4,2 mil millones de años, se establecieron las condiciones para que exista la vida en planeta. Los autores escriben en Nature Geoscience, que la ventana de tiempo de la habitabilidad potencial de Marte aumenta a 700 millones de años.

Después de la formación de grandes cuerpos del sistema planetario, permanecieron muchos cuerpos pequeños. La configuración de los planetas en el sistema solar, principalmente la posición de los gigantes en la región exterior, demostró ser favorable para los efectos perturbadores de los cuerpos pequeños en las afueras. Como resultado, muchos objetos resultaron estar en órbitas alargadas y comenzaron a cruzar las trayectorias del movimiento de los planetas internos, incluidos la Tierra y Marte. Este período se llama el bombardeo pesado tardío.

A pesar de la prevalencia de este concepto de la era del cataclismo en el sistema solar interno, se cuestiona su marco de tiempo (y su propia existencia). Sin embargo, según el punto de vista estándar, justificado por el estudio de las antiguas rocas de la Tierra y la Luna, el bombardeo intenso finalizó hace aproximadamente 3.800 millones de años.

Viejos pedazos de Marte

El trabajo, dirigido por Desmond Moser de la Universidad de Western Ontario, describe los resultados de un estudio de muestras de granos minerales de los meteoritos marcianos más antiguos: fragmentos de rocas del Planeta Rojo, que se desprendieron de la superficie cuando fue impactado por un cuerpo cósmico. Los autores lograron aislar el circón y la baddeleyita, cuya edad osciló entre 4.43 y 4.48 mil millones de años.

Los investigadores estudiaron los minerales utilizando microscopía electrónica y tomografía de sonda atómica para encontrar los rastros característicos de la exposición a presiones y temperaturas extremas que deberían haberse formado en caso de una caída cercana del meteorito durante la formación de rocas. Resultó que el 97% de las muestras mostraban indicios de presión nulos o débiles, y en cualquier caso no se observaron los derretimientos causados ​​por la onda de choque. Los investigadores señalan que esto contrasta fuertemente con los datos de las rocas de edades similares para la Tierra y la Luna, que en el 80% de los casos contienen rastros de tales efectos.

"No encontramos ninguna evidencia de un bombardeo en el circón y la baddeleyita de Marte", dice Moser. “Sabemos que en la historia del Planeta Rojo hubo colisiones gigantescas, pero deberían haber ocurrido hace más de 4 400 millones de años. Como resultado, las condiciones para la vida podrían establecerse allí durante 500 millones de años antes de lo que se creía posible en el sistema solar interior”, agregó.

Luego, los autores aplicaron modelos climáticos para predecir el régimen de temperatura en la superficie de Marte. Llegaron a la conclusión de que hace unos 4.200 millones de años, se estableció simultáneamente una temperatura adecuada en el planeta rojo y se observó una cantidad suficiente de agua en la superficie. Junto con otros datos que indican una pérdida significativa de agua hace unos 3.500 millones de años, tenemos una ventana de tiempo de unos 700 millones de años, durante los cuales la vida podría teóricamente existir en Marte.

Cabe señalar que la existencia de la vida primitiva no refuta que pueda existir actualmente. La dirección principal de la investigación en esta área está asociada con el registro de metano en la atmósfera, un elemento que tiene orígenes biológicos en la Tierra. Justamente hace solo dos días, el rover Curiosity registró un gran aumento de metano en la atmósfera del planeta rojo.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.