Continúa el misterio del metano marciano: las emisiones acaban de desaparecer abruptamente

NASA's Goddard Space Flight Center/JPL-Caltech/University of Michigan 

El metano en la atmósfera marciana recientemente detectado por el rover Curiosity bajó de valores anormalmente altos de 21 ppb (partes por billón) a valores de fondo de menos de 1 ppb, según el sitio web de la misión. Esto significa que el alza de metano recientemente registrado por el móvil ha finalizado, pero las razones de estas misteriosas fluctuaciones aún no están claras.

Actualmente, hay debates sobre la naturaleza del metano marciano. En la Tierra, la mayor parte de este gas atmosférico es producido por las arqueas, pero existen otras fuentes de metano: puede aparecer como resultado de procesos geoquímicos o fotoquímicos, o bajo la influencia de los rayos cósmicos.

Sin embargo, en la atmósfera de Marte, la esperanza de vida de las moléculas de metano no excede los pocos cientos de años, lo que requiere una fuente constante de su reposición. Por consiguiente, si hay metano en Marte, se produce continuamente y, posiblemente, con la participación de organismos vivos.

El viernes pasado, NASA informó que el rover Curiosity había registrado un fuerte aumento de la concentración de metano en la atmósfera, de 21 ppb, el cual es un récord para todo el planeta. El equipo de la misión decidió realizar mediciones adicionales y, a partir de la mañana del 24 de junio, la concentración de metano atmosférico fue registrada con un espectrómetro láser.

Los resultados de las mediciones con el complejo de instrumentos a bordo SAM indican que la concentración fue menor más de una parte por billón, lo cual está cerca de los valores de fondo que el receptor remoto registra constantemente. Aunque anteriormente ya se han observado incrementos substanciales.

Fluctuaciones locales

Según Igor Mitrofanov, del Instituto de Investigación Espacial de la Academia de Ciencias de Rusia, jefe del experimento DAN a bordo del vehículo, las fluctuaciones irregulares observadas en la concentración de metano pueden explicarse si asumimos que estas emisiones ocurren en un número muy pequeño de áreas en Marte.

“Las mediciones extremas se explican solo si asumimos que Curiosity está en el fondo del cráter, en el cual irregularmente, esporádicamente, se produce una liberación de metano desde la superficie, que varía de un lugar a otro y de un momento a otro”, dice el científico. “Y esto ocurre solo en un número muy pequeño de lugares en Marte, por lo que estas salidas locales no afectan el contenido total de metano en la atmósfera. El promedio ocurre en una gran masa de la atmósfera, por lo que los orbitadores no pueden ver las emisiones locales”.

Anteriormente, se informó que TGO ha actualizado las restricciones globales sobre la concentración de metano en la atmósfera de Marte, que ascendió a 0,15 billonésimas de volumen. Además, hace unos meses, los datos del orbitador Mars-Express, recopilados simultáneamente con el rover Curiosity, confirmaron un aumento en la concentración de metano en el cráter Gale. Luego, el análisis de los datos permitió aislar las áreas probables de la evolución del gas: se ubicaron al sur, este y noreste del cráter. Los datos del vehículo móvil también ayudaron a establecer cambios estacionales en la concentración de metano en la atmósfera de Marte.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.