Moho coloniza la ISS y demuestra que puede sobrevivir a condiciones del espacio exterior

MWolfin / Wikimedia Commons

Las esporas de hongos Penicillium y Aspergillus, que colonizaron con éxito la Estación Espacial Internacional, pueden sobrevivir en el espacio exterior. Además, son capaces de soportar la exposición a iones pesados ​​y rayos X a niveles diez veces más altos que la dosis letal para los humanos. Los resultados de estudio que involucró esos mohos resistentes fueron presentados en la conferencia AbSciCon 2019, que se celebra en Seattle del 24 al 28 de junio.

 

¿Qué hongos podemos encontrar en el espacio?

Los microorganismos, incluido el moho, se han encontrado en el aire, el agua y en las superficies internas de las estaciones espaciales desde el momento que comenzaron su trabajo. En particular, la estación Mir tiene varios organismos de las especies Penicillium y Candida. En la Estación Espacial Internacional se encuentran con mayor frecuencia hongos  Rhodotorula mucilaginosa y Aspergillus.

Algunas de esas especies pueden provocar infecciones en personas con la inmunidad reducida. Estos hongos son particularmente peligrosos porque sus esporas son capaces de resistir condiciones extremas. No les afectan ni los productos químicos ni al agua hirviendo. Sobre todo, resisten con éxito los niveles más altos de radiación

Las naves espaciales o estaciones que están en la órbita terrestre están experimentando activamente con los microorganismos. No lo sabemos todavía si los hongos van a sobrevivir en Marte, puesto que el nivel de radiación en el espacio exterior sería mucho mayor allí. 

Carlos de Paz / Wikicommons

 

¿Vivirán más que nosotros?

Para averiguar si el moho es capaz de tolerar tales condiciones, los investigadores del Centro Aeroespacial Alemán, liderados por Marta Cortesão, colocaron los hongos Penicillium y Aspergillus a condiciones similares al espacio exterior. Las esporas fueron expuestas a rayos X, iones pesados ​​y radiación ultravioleta de onda corta. Luego los científicos comprobaron las muestras y verificaron si el moho creció o no.

Resultó que las esporas de esos mohos pudieron resistir una dosis de rayos X de 1000 Gray y una dosis de iones pesados de 500 Gray. Estos son los indicadores 100 y 50 veces más altos que la dosis letal de radiación para los humanos.

Además, las esporas de los hongos sobrevivieron a la radiación ultravioleta de onda corta con una capacidad de hasta 3000 jules por metro cuadrado.

Según la autora principal del estudio Marta Cortesão, esto significa que los hongos resistieron una radiación mucho más alta de lo que pensábamos antes. Los científicos van a tenerlo en cuenta cuándo limpien las superficies internas y externas de las naves espaciales.

Como explicábamos antes, los hongos no son los únicos organismos que pueden sobrevivir condiciones extremas. El tardígrado, el bicho microscópico también conocido como oso de agua o cochinillo de musgo, viviría más que todos nosotros. No les afecta el cambio climático, la presión del mar ni los rayos X de cualquier nivel. 

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.