Tratamiento con antirretrovirales y CRISPR elimina completamente el VIH en ratones

Wikimedia Commons 

Investigadores lograron eliminar completamente el material genético del virus de inmunodeficiencia humana del primer tipo (VIH-1) en ratones infectados con linfocitos T humanos. Esto se realizó utilizando CRISPR y una terapia antirretroviral (ART) con liberación lenta, mientras que por separado los otros métodos no produjeron el mismo efecto. Los resultados del estudio fueron presentados en Nature Communications.

El VIH ingresa en los linfocitos T humanos y reside en ellos, destruyendo así el sistema inmunológico desde el interior. La infección con este virus condujo inevitablemente al desarrollo del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y la muerte de 10 a 15 años después de la infección.

Limitaciones actuales

Ahora hay medicamentos antirretrovirales, su uso regular inhibe el crecimiento de la cantidad de partículas virales y permite que las personas VIH positivas vivan hasta la vejez sin desarrollar SIDA. Sin embargo, no hay maneras de limpiar completamente el cuerpo del paciente del virus. Solo unos pocos se deshicieron del VIH mediante el trasplante de células donadoras de médula ósea, y aún no hay garantía de que no quede ADN del virus en sus linfocitos T.

El desarrollo de métodos para la eliminación completa del virus de inmunodeficiencia del cuerpo continúa y una de las áreas prometedoras es la edición de ADN mediante el sistema CRISPR-Cas. En teoría, esta herramienta de inmunidad bacteriana podría cortar los genes del VIH-1 del ADN de la célula huésped. En la práctica, el método aún no se ha aplicado a los seres humanos, pero ya se ha probado en roedores.

Sin embargo, en ese estudio, los autores no probaron la efectividad de eliminar el ADN viral de los linfocitos T, sino solo la actividad del VIH en aquellos ratones que fueron editados con el genoma. En el nuevo trabajo, los científicos evaluaron la presencia del material genético del VIH en linfocitos y otros tipos de células de roedores infectados después del tratamiento.

LASER ART

El virus de la inmunodeficiencia humana no infecta a los ratones, por lo tanto, para simular la infección por VIH en animales, los científicos los introdujeron en células madre hematopoyéticas CD34 +. Cuando el análisis histológico mostró que los linfocitos T se habían desarrollado a partir de ellos, se realizó una inyección intraperitoneal de VIH-1.

Dos semanas después de la infección, los ratones recibieron fármacos antirretrovirales en nanopartículas recubiertas de lípidos. Esta cubierta aumentó el tiempo de liberación del fármaco y permitió el uso menos frecuente de ART. Esta variedad se denominó LASER ART: una terapia antiviral de liberación lenta de acción prolongada.

Después de otras cuatro semanas, LASER ART se canceló y luego se introdujo CRISPR-Cas9 en los adenovirus. Además, se separaron otros grupos experimentales: a uno solo se le trató con ART, y a otro solo con CRISPR. Los animales del grupo control no recibieron tratamiento.

Los resultados

Todos los roedores que fueron inyectados con CRISPR-Cas9 y/o ART redujeron la carga viral. Sin embargo, solo dos ratones se deshicieron completamente de los rastros de ADN del VIH en todos los tejidos examinados. Pertenecían a un grupo de siete animales, donde, después de la terapia antirretroviral, se utilizó la herramienta de edición del genoma. Sus linfocitos T humanizados se trasplantaron a roedores sanos y no se infectaron.

LASER ART en este caso, aparentemente, ayudó a reducir el VIH, debido a que sus genes facilitaron la destrucción del CRISPR. Aunque la muestra aún es pequeña y la eficacia de la combinación de métodos está lejos de ser 100% efectiva, este resultado muestra la posibilidad fundamental de deshacerse completamente del VIH.

Esta no es la primera vez que se usa CRISPR-Cas9 para tratar el VIH. Anteriormente, una investigación demostró que se puede extraer el ADN del VIH de los genomas de animales vivos para eliminar la infección. El logro fue alcanzado en tres modelos animales diferentes, incluyendo un modelo "humanizado" en el que ratones recibieron células humanas inmunes e infectadas con el virus.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.