El consumo de bebidas y jugos con azúcar añadido está claramente asociado al cáncer

pixabay.com

 

Una razón más para dejar de consumir bebidas azucaradas: una investigación británica encontró una correlación entre el consumo de bebidas azucaradas, como jugos de frutas y otros, y el desarrollo de cáncer. Según la revista British Medical Journal, los amantes de las bebidas con azúcar añadido además también se ven expuestos a un riesgo mayor de cáncer de mama. Los investigadores llegaron a esa conclusión al analizar los datos de 107 mil personas.

Los azúcares añadidos son aquellos que no existen naturalmente en un alimento o bebida, pero que se añaden durante el procesamiento o la preparación. Los azúcares añadidos agregan calorías pero aportan poco valor nutricional.

Cómo el azúcar añadido afectan a nuestra salud

Según un estudio realizado en 2010, 133 mil muertes por diabetes y 45 mil muertes por enfermedades cardiovasculares que suceden anualmente están asociadas al uso de refrescos con azúcar u otros edulcorantes. Los consumidores de estas bebidas también pueden padecer de sobrepeso y obesidad. Es probable que algunos edulcorantes artificiales cambien nuestra flora intestinal y contribuyan al desarrollo de la intolerancia a la glucosa.

La correlación entre el consumo de bebidas con azúcar añadido y el desarrollo de cáncer no se ha estudiado de forma rigurosa. Es probable que los refrescos contengan sustancias químicas que podrían ser carcinógenas. El índice glucémico alto se asocia con un mayor riesgo de cáncer de mama y el tipo más común de cáncer de hígado, el carcinoma hepatocelular.

Sin embargo, los estudios dedicados a la conexión entre el consumo de bebidas con azúcar añadido y la aparición de cáncer muestran resultados contradictorios. Algunos de ellos revelaron que existe una correlación con la aparición de cánceres de mama, páncreas, vesícula biliar y endometrio, pero otras pruebas no la encuentran (1, 2, 3). 

Un estudio de 300 mil participantes 

Investigadores franceses liderados por Mathilde Touvier de la Sorbona decidieron dividir refrescos con azúcar y edulcorantes artificiales y analizar su influencia por separado. En su trabajo usaron los datos de los participantes del estudio NutriNet-Santé, lanzado en 2009 para investigar la relación entre la dieta y el estado de salud de 300 mil franceses y belgas mayores de 18 años. Al principio, los participantes llenaron cuestionarios, donde describían su dieta, actividad física, estilo de vida y estado de salud. También hicieron las pruebas y se sometieron a diagnósticos médicos. Puesto que el estudio se realiza a largo plazo, los investigadores frecuentemente se comunican con los voluntarios y les preguntan sobre su estado de salud.

Para el estudio actual, los autores del artículo seleccionaron a 107,252 personas de 300,000 con la edad promedio de 42 años, Un 79% de participantes son mujeres, y un 21%, hombres. Los científicos supervisaron su estado de salud hasta 2017. Según los datos que recibieron, en total los participantes consumieron 97 refrescos diferentes con dosis mínima de 100 mililitros diariamente. Se trataba de jugos de frutas y refrescos con más de un 5% de azúcar añadido, incluso en bebidas deportivas y energéticas. El grupo de refrescos con edulcorantes artificiales incluía bebidas dietéticas, jarabes sin azúcar y bebidas dulces a base de leche.

Los autores utilizaron el modelo estadístico introducido por Fine y Gray que les permitió calcular los riesgos de desarrollo de varios cánceres, incluso al de mama, pulmones, próstata y tracto gastrointestinal. Al construir ese modelo, tuvieron en cuenta el consumo de refrescos con azúcar adicional, edulcorantes artificiales y jugos de fruta, pero se les separó en varios grupos.

 

El azúcar puede provocar casi todos los tipos de cáncer 

Los cálculos mostraron que el consumo de refrescos con azúcar añadido y jugos de fruta está relacionado con el desarrollo de todos los tipos de cáncer. La conexión con la aparición de cáncer de mama fue evidente, pero los investigadores no revelaron una conexión estadística con el desarrollo de cáncer colorrectal, cáncer de próstata y cáncer de pulmón. Tampoco encontraron una correlación entre el consumo de bebidas con edulcorantes artificiales y la aparición de cáncer.

Los resultados del estudio confirman que tenemos que limitar el consumo de bebidas con azúcar añadido, incluidos los jugos de fruta. Los científicos señalan que Coca-Cola es casi lo mismo a nivel nutricional que los zumos. Si observamos el contenido de azúcar en 100 mililitros de Coca-Cola y el jugo de naranja de 100%, serán casi iguales. Por lo tanto, no es sorprendente que los zumos también puedan provocar varios tipos de cáncer. 

En nuestro material titulado "Qué es jugo y qué no lo es" explicábamos como se preparan los zumos y qué ingredientes pueden contener.

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.