Hayabusa 2 envió estas impresionantes imágenes de su segundo encuentro con el asteroide Ryugu [FOTOS]

JAXA

La sonda Hayabusa 2 realizó con éxito una segunda toma de muestra del suelo del asteroide Ryugu. El dispositivo japonés transmitió a la Tierra vía YouTube la confirmación del éxito de toda la operación. La nave espacial ya había recolectado previamente fragmentos del asteroide luego de un pequeño impacto.

La estación automática Hayabusa 2 ha estado operando en órbita alrededor de un asteroide de 500 metros cercano a la Tierra llamado Ryugu (162173). Ha estado ahí durante casi un año y durante este tiempo ha logrado mapear su superficie y aterrizar dos módulos: MINERVA-II y MASCOT (Mobile Asteroid Surface Scout), además de realizar la primera operación en una toma de suelo.

 

Antecedentes

A principios de abril de 2019, el dispositivo dejó caer un penetrador SCI (Small Carry-on Impactor) en el asteroide. Este pequeño dispositivo consiste en una cubierta de cobre y una carga de explosivos, la cual llevó a la creación de un cráter de impacto artificial.

El momento de la separación de SCI, su caída y la liberación del material pudo ser observado en las imágenes de las cámaras a bordo y de descenso; y pronto la estación logró ver el área donde se formó el cráter. Después de eso, la sonda se acercó varias veces al asteroide, y tomó fotos del terreno. Luego, dejó caer un marcador de designación de objetivo cerca del cráter.


Foto tomada por la cámara ONC-W1 un minuto después de acercarse a Ryugu
JAXA
 

La nueva operación de adquisición de suelo comenzó el último 9 de julio. Es extremadamente interesante tanto desde el punto de vista científico como desde el de ingeniería, ya que los científicos podrán obtener una muestra de suelo de la capa subsuperficial del suelo Ryugu, que no ha estado expuesto a fuertes radiaciones solares y rayos cósmicos. El análisis adicional de las dos muestras de suelo tomadas de diferentes lugares nos permitirá compilar una imagen más completa de la composición del asteroide.

Sin embargo, la operación se consideró bastante peligrosa, ya que había muchas rocas en el área de aterrizaje, y la cantidad de luz recibida por las cámaras a bordo disminuyó debido a la deposición de polvo en ellas como resultado del primer impacto. Debido a eso, la aprobación de la operación tomó mucho más tiempo del que se pensaba anteriormente.


Foto tomada por la cámara ONC-W1 tres minutos después de acercarse a Ryugu.
JAXA
 

 

La segunda toma

El área C01-Cb, desde donde se tomó el suelo, está ubicada aproximadamente a veinte metros al norte del cráter artificial y tiene un radio de casi 3.5 metros. La estación comenzó a descender desde la órbita de trabajo de 20 kilómetros en la mañana del 10 de julio, a una velocidad de unos 40 cm/s.

A una altura de unos cinco kilómetros, la velocidad de descenso se redujo a 10 cm/s por segundo. Cuando la superficie estaba a unos treinta metros, el dispositivo se movió sobre ella y comenzó a buscar un marcador-puntero reflectante, utilizado para la orientación y la determinación de la altura utilizando un lidar.


Imágenes tomadas por la cámara CAM-H en el momento de mayor acercamiento a la superficie Ryugu y 4 segundos antes
JAXA
 

El último vuelo sobre la superficie de Ryugu ocurrió a una altura de 8,5 metros, después de lo cual la estación se acercó más a la superficie del asteroide y disparó una bala de tantalio, acumulando polvo y fragmentos de roca que fue recogido por un dispositivo. Luego, este dispositivo comenzó una fuerte subida y trasmitió telemetría. La confirmación del éxito de todas las operaciones se realizó en el centro de control de la misión.

Gracias a la estación, los científicos descubrieron recientemente que Ryugu resultó ser medio hueco. Además, el asteroide es el más oscuro de todos los cuerpos celestes visitados por naves espaciales, y también puede ser un remanente de un cuerpo celeste más grande con un núcleo radioactivo.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.