Las ballenas francas australes ‘hablan bajo’ con sus crías para no atraer a los depredadores

Ballenas francas australes frente a la costa de Australia
robdownunder / flickr.com

 

Las hembras de ballenas francas australes (Eubalaena australis) susurran con sus crías para no atraer a las ballenas asesinas. Según Journal of Experimental Biology, emiten sonidos suaves que no se escuchan a distancias de 200 metros.

 

Cómo las hembras de ballenas interactúan con sus crías

La ballena franca austral es la única especie de ballenas barbadas que vive en el Hemisferio Sur. Se encuentran en aguas polares y templadas. Pasan la mitad del año alimentándose en aguas polares, presumiblemente frente a las costas de la Antártida, aunque a veces se encuentran hacia el norte. Fueron también vistas frente a la costa argentina cerca de Buenos Aires. En otra temporada, las ballenas migran hacia el norte a las aguas costeras de Australia, América del Sur, Sudáfrica, Madagascar y Nueva Zelanda, donde se aparean y se reproducen. En promedio, las hembras tienen bebes una vez cada tres años.

Al igual que otras ballenas, E.australis tiene un repertorio de sonidos. Pero llama la atención en particular cómo las hembras se comunican con sus crías utilizando varios tipos de sonidos. Por ejemplo, suben o bajan su tono o usan sonidos con tonos constantes o variables. Recientemente, zoólogos de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, descubrieron otro tipo de sonidos que usan las hembras: el susurro.

Los científicos observaron a las ballenas francas australes frente a la costa de Australia Occidental, donde las hembras están cuidando sus cachorros. Durante el estudio colocaron nueve dispositivos equipados con hidrófonos y dispositivos de grabación a nueve hembras y sus crías. Los dispositivos de vigilancia, en promedio, se mantuvieron durante siete horas en hembras y 40 minutos en crías. Según los investigadores, los jóvenes son muy activos y se frotan frecuentemente contra la madre, por lo cual los dispositivos se pierden rápidamente.

 

El susurro que ayuda evitar los peligros

Gracias a esos dispositivos los científicos lograron registrar 63 horas de contactos entre las ballenas, así como observar sus movimientos. Además, midieron la fuerza del ruido circundante. Resultó que cuando las ballenas se hundían en el agua, hacían sonidos tranquilos con una potencia de 123-134 decibelios que casi desaparecieron a una distancia de 200 metros.

Las ballenas susurraban mientras se movían y no cuando descansaban. Hacían estos sonidos menos de diez veces por una hora, una vez por inmersión. Al mismo tiempo, estaban ubicados uno al lado del otro a poca distancia. Puesto que los animales estaban muy cerca uno del otro, los autores no pudieron determinar quién hizo sonidos de susurros, hembras o crías.

Los autores sugieren que las ballenas se comunican de tal manera para no atraer la atención de los depredadores, en particular de las ballenas asesinas. Las orcas normalmente  viven en pequeños grupos, viajan a largas distancias y cazan mamíferos marinos, como focas, delfines y otras ballenas jóvenes o enfermas. Según los investigadores, para oír a los susurros de las ballenas francas australes, las orcas tendrían que estar muy cerca de ellas.  

 

¿Por qué cantan las ballenas?

Las ballenas no solo saben producir sonidos individuales, sino también cantan. Por ejemplo, las ballenas jorobadas (Megaptera noveangliae) cantan canciones características relacionadas con el apareamiento. Pero las que no se mueven de las áreas de alimentación en la estación fría, también pueden cantar canciones complejas y progresivas que se asemejan mucho a las asociadas con los lugares de reproducción. Además, a veces esa especie de ballenas se aburre de sus canciones, y compone melodías nuevas.

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.