Este depredador similar al Halcón Milenario fue el terror del mar durante el Cámbrico

Reconstrucción de la apariencia de Cambroraster falcatus
Lars Fields / Royal Ontario Museum

 

Un equipo de paleontólogos encontraron en los esquistos de la montaña Burgess en el sur de Canadá los fósiles de un depredador del Período Cámbrico que vivió hace unos 508 millones de años. Según un articulo publicado en Proceedings of the Royal Society B, la forma del animal es similar a la nave Halcón Milenario de la serie de películas Star Wars, por lo cual los investigadores lo llamaron Cambroraster falcatus.

La Explosión Cámbrica

Hace unos 540 millones de años, a principios del Período Cámbrico, se produjo la Explosión Cámbrica. Con ese término los paleontólogos indicaron un aumento visible en el número de especies que se preservaron como fósiles. Según una teoría prevaleciente, esto podría haber ocurrido debido a la aparición de exoesqueletos en muchos organismos, por lo cual empezaron a conservarse mejor.

Los antepasados ​​de los artrópodos, cordados y moluscos modernos aparecieron en el Cámbrico. Una gran cantidad de radiodontos, los depredadores más antiguos que conocemos, apareció a la misma época. Esos animales recibieron su nombre debido a sus dientes, que estaban situados en la boca como los radios en una rueda. Los radiodontos no tenían patas, pero disponían de protectores laterales parecidos a las aletas.

Los radiodontos eran depredadores bastante grandes, y llegaban a medir una longitud de 30 centímetros (uno de los animales más grandes del Cámbrico, Anomalocaris, a su vez, alcanzó una longitud de un metro).

Los restos de radiodontos se encontraron repetidamente en las montañas Burgess, uno de los sitios más ricos de fósiles del Cámbrico que se formó hace unos 508 millones de años. Se encuentra en el sur de Canadá, en la provincia de Columbia Británica. En 2012, los paleontólogos liberados por Jean-Bernard Caron de la Universidad de Toronto encontraron en Burgess unos fósiles de radiodontos de una especie previamente desconocida. En los siguientes años, los científicos hallaron cientos de tales fósiles, incluidos varios bien preservados que permitieron describirlo.

Jean-Bernard Caron / Royal Ontario Museum

Los depredadores más antiguos que conocemos

La nueva especie de radiodontos hallados fue bautizada con el nombre Cambroraster falcatus. En definitiva, los paleontólogos que lo estudiaron eran fanáticos de Star Wars.

La razón de esa elección se comprende fácilmente si miramos la reconstrucción de la apariencia de Cambroraster falcatus. Un exoesqueleto le cubría la espalda y la cabeza del depredador se asemeja mucho al Halcón Milenario, una de las naves espaciales más rápidas de Star Wars que perteneció a Han Solo.

 

Arriba: Depredador del Cámbrico Cambroraster falcatus. Abajo: la nave espacial Halcón Milenario
Lars Fields / Royal Ontario Museum; deepskyobject / flickr.com
   
Según los científicos, Cambroraster era un pariente lejano de Anomalocaris, el depredador más largo que vivía en el mar en aquel momento. Pero es probable que este haya cazado de manera completamente diferente. Cambroraster podía usar sus pinzas para filtrar los sedimentos del fondo y capturar su presa con picos en forma de gancho. También los paleontólogos afirmaron que su apariencia era muy parecida a la de los animales modernos, como los cangrejos herradura del Atlántico.

Científicos ya presentaron varias hipótesis que explican la Explosión Cámbrica. Se estima que se debe al surgimiento de la reproducción sexual, el desarrollo de relaciones depredador-presa y la división del supercontinente de Rodinia, después de lo cual se formaron muchos nuevos nichos ecológicos. 

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.