Los incendios en África ayudaron inesperadamente a los bosques amazónicos

SergeyISS / Twitter

Сientíficos hicieron un descubrimiento inesperado cuando  investigaron cómo el fósforo de África llega a la cuenca del Amazonas. Revelaron que los incendios y la quema de biomasa en África son responsables de la mitad de la cantidad de este elemento que entra en la zona mencionada. Resulta que los incendios y la incineración de desechos en África son una fuente tan importante de fósforo que el polvo que vuela a través del océano, según un articulo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los compuestos químicos en la naturaleza

Los animales y las plantas necesitan absorber una variedad de sustancias diferentes para vivir plenamente. La composición de las sustancias procesadas, además de carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno, debe incluir muchos otros elementos, incluso a fósforo, potasio, azufre, magnesio, calcio y sodio.

Las plantas reciben sustancias necesarias del suelo, cuya fertilidad está determinada por la presencia de compuestos adecuados. Sin embargo, el crecimiento de plantas agota el suelo y se hace inútil hasta que se reponga su composición química.

En este sentido, muchos ecosistemas, tanto terrestres como marinos, pueden depender de fuentes externas de ciertos elementos. Un ejemplo bien conocido de tal situación es la floración del agua, es decir, la rápida proliferación de algas, que generalmente ocurre cuando se libera una cantidad excesiva de fósforo.

Los científicos creen que el fósforo proveniente de África desempeña un papel importante en la vida de una parte tropical del Océano Atlántico y el bosque tropical más grande de la Tierra en la Amazonía. Se cree que el fósforo cruza el océano con la ayuda del viento junto con partículas de polvo. Esos procesos se ven en las imágenes satelitales.

Cómo los incendios en África afectan a la Amazonía

Sin embargo, esta hipótesis todavía no se ha estudiado detalladamente. Por lo tanto, solo hay pocas estimaciones confiables de la cantidad de fósforo que llega al Amazonas con el viento o el agua. Científicos de los Estados Unidos y la Guayana Francesa, liderados por Cassandra Gaston de la Universidad de Miami, intentaron calcular la cantidad de fósforo que cruza el Océano Atlántico. Resultó que un fuente muy importante no es el polvo, como se creía antes, sino que las neblinas de partículas microscópicas, las cuales provienen de los incendios en África.

Para recopilar los datos, los autores instalaron trampas con filtros en las cimas de las montañas en la Guayana Francesa. Con su ayuda midieron las concentraciones de partículas transportadas por el viento, así como el contenido total de fósforo y su fracción soluble. Además, los científicos rastrearon el movimiento del humo en la atmósfera utilizando imágenes de satélites. 

Resultó que durante la primavera en el hemisferio norte, cuando se observa el mayor desplazamiento de polvo, las partículas sólidas transfieren la mayor parte del fósforo. Sin embargo, en el otoño boreal, cuando la concentración de polvo cae a un mínimo anual, los científicos registraron inesperadamente las concentraciones altas de fósforo soluble.

El análisis posterior de los datos permitió correlacionar el fósforo de esta temporada con la quema de biomasa en África, la cual se debe principalmente a los incendios locales de arbustos y matorrales, así como las emisiones industriales de la combustión de gasolina.

El modelo construido por los autores muestra que la quema de biomasa en África es responsable de aproximadamente la mitad del fósforo ingresando a la Amazonía. Sin embargo, los científicos creen que otro resultado obtenido durante el estudio es aún más importante. Revelaron que esta fuente de elementos juega un papel importante en la alimentación de los ecosistemas marinos, tanto en la parte tropical del Océano Atlántico como en las aguas que rodean la Antártida. 

Anteriormente, científicos revelaron que el 2019 ya se convirtió en el año récord de incendios forestales para el Reino Unido con 96 episodios. Además, registraron más de 100 incendios en el círculo polar ártico debido a altas temperaturas.

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.