Los restos de un niño en Portugal demuestran lo violenta que fue la reconquista de la Península Ibérica

N+1 

Arqueólogos portugueses encontraron en el centro de Silves, una ciudad ubicada en el sur del país, los restos de un niño de un año que vivió en la Edad Media. Según el periódico Barlavento, el menor fue asesinado accidentalmente durante las hostilidades y luego tirado a un pozo con los animales. Se supone que el asesinato sucedió a finales del dominio árabe en España o durante la Reconquista a mediados del siglo XIII.

La historia de Silves

La ciudad de Silves fue fundada durante el dominio romano, cuando la provincia de Lusitania fue creada en el suroeste de la Península Ibérica. En el siglo V, Silves se convirtió en una parte del reino visigodo, y en 713, después de que casi toda la península fue conquistada por los árabes, se convirtió en una parte del emirato de Córdoba.

En los siglos siguientes, Silves fue gobernado por los árabes, y a finales del siglo XII el rey portugués realizó su primer intento de reconquistar la ciudad. Aunque los cristianos tomaron Silves, dos años después los árabes reconquistaron la ciudad. Los portugueses finalmente disuadieron Silves de los árabes en 1242, después de que la mayor parte de la costa meridional de Portugal ya fuera reconquistada por los cristianos.

La fosa común

En noviembre de 2017, los arqueólogos del municipio llevaron a cabo los trabajos planificados en el centro de Silves. Durante las excavaciones en el sitio donde se ubicaba el almacén, los investigadores encontraron a la profundidad de 1,5 metros los restos de animales y un bebé de un año. Hasta el momento no han podido determinar su género.

Inicialmente los arqueólogos se encontraron con el esqueleto de un caballo, en el que se conservaron herraduras y los restos de un arnés, y también encontraron el esqueleto de una oveja o una cabra. Debajo del caballo estaban los restos de un niño, y más abajo había los esqueletos de dos vacas. Además, se encontraron en el pozo los restos de un burro o un potro, así como un gato. Además de los restos, los investigadores encontraron unas puntas de flechas para ballesta y lanza. 

Aunque la edad de los hallazgos todavía no se conoce, el gerente de excavaciones Carlos Oliveira del municipio de Silves cree que el pozo se llenó en el siglo XIII, al final del dominio árabe. La evaluación se basa en la cerámica encontrada en el sitio de excavaciones. Es posible que los animales y el niño fueron asesinados durante la conquista de la ciudad y arrojados a este pozo y al otro que se encuentra a tres metros de él.

Los científicos también notaron que una de las flechas de la ballesta estaba debajo del pie del niño. Los antropólogos ya estudiaron su esqueleto y descubrieron que los huesos no están dañados, pero esto no excluye la posibilidad de que la flecha pudiera penetrar en los tejidos blandos. Sin embargo, no se sabe si esta herida fue la causa de la muerte del bebé. Según Oliveira, el niño fue matado accidentalmente durante el ataque.

Hace unos años, arqueólogos encontraron esqueletos de víctimas de la Inquisición en un basurero de los siglos XVI-XVII en el este de Portugal. Algunos de ellos evidentemente fueron judíos y fueron retenidos en una prisión, ubicada en el palacio de justicia de la Inquisición. Parece que después de la muerte sus cuerpos fueron arrojados al basurero.

 

Yana Berman
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.