Arma de doble filo: las implicancias sociales de las apuestas y juegos de azar en línea

Pixabay

¿Alguna vez fuiste al casino? ¿O apostaste mucho dinero en una aplicación de apuestas en la última Copa América o  Liga de Campeones?  "El juego es una actividad económica de ocio que por sus peculiaridades puede afectar a cuestiones de interés social como el orden o la salud pública, lo que justifica su regulación", sostiene Levi Pérez Carcedo, catedrático de Fundamentos del Análisis Económico, de la Universidad de Oviedo, España, en un artículo de The Conversation.

La polémica respecto a los juegos, tanto como sus versiones en línea, es que algunos países la prohíben, mientras que otros son bastante permisivos a tal punto de hacer de la vista gorda frente a sus estragos. Total, genera un movimiento de capitales bastante interesante. Sin embargo, el lado oscuro de las apuestas (y las apuestas online) está en el impacto social en las poblaciones: adicción, juego compulsivo, fraude, corrupción, etc.

Marcos legales en España y América Latina

En España, tras 40 años de crecimiento de este mercado, en el año 2011 se avanzó con la Ley 13/2011 de regulación del juego hacia la legalización, regulación y normalización de las apuestas deportivas en todas sus formas (quinielas, apuestas deportivas de cuota fija o de contrapartida, etc.)

Actualmente, el Ministerio de Economía y Hacienda, regula, controla y, en su caso, sanciona la actividad de las apuestas deportivas en España. El caso de América Latina es interesante: un gran freno para la expansión de la industria de apuestas online es la inestabilidad del marco regulatorio a nivel internacional e incluso en muchos casos a nivel local.

La forma en la cual están reguladas las apuestas varía de un país a otro, pero existen varios casos iguales o muy similares. De hecho, la mayoría de los países latinoamericanos tienen el mismo perfil de falta de regulación. La mayoría de los países optaron por no crear una legislación especial para las apuestas por internet, sino que incluyeron una cláusula a su regulación de casinos físicos en la cual estas empresas deben someter sus servicios online a la misma regulación que sus servicios en establecimientos físicos.

El resultado: solo las empresas con sede en el país correspondiente están reguladas, mientras que todos los casinos internacionales con sede en otros países pueden ofrecer sus servicios a los residentes del país en cuestión, ya que no existe ninguna regulación pertinente para ellos. Algunos de los países latinoamericanos que cuentan con este perfil de falta de regulación son: México, Chile, Colombia, Bolivia y Ecuador y Perú. Otros países, como Argentina, tienen una legislación independiente por provincia/estado, como Estados Unidos. 

Ejemplos de apuestas internacionales online, de deportes, son: Betsson.com, Inkabet.com, bet365.com. También tenemos casinos como casino.netbet.com.mx,  22BetCasino, 88 Casino, Casino estrella, etc.

Lo bueno

Las apuestas deportivas, además de una fuente de financiación para el deporte profesional a través de diferentes formas de patrocinio, promoción y/o publicidad, constituyen una actividad económica que, en España, sostiene unos 2.350 empleos directos y genera alrededor de 30 millones de euros por impuestos sobre el juego. En el año 2017, el margen de juego de las apuestas deportivas superó los 740 millones de euros.

Lo malo

En cuanto salud pública las noticias no son las mejores. Junto al crecimiento del juego, el número de problemas psicológicos de los jugadores se ha incrementado. 

"La elevada liquidez de la industria de las apuestas deportivas, unida al hecho de que ésta se concentre principalmente en mercados carentes de regulación, y al desarrollo de la modalidad “in-play” o apuestas en juego (es decir, apuestas realizadas mientras el evento deportivo está en curso), ha incrementado la rentabilidad potencial de manipular los resultados de eventos deportivos", explica Pérez Carcedo. 

Luego, llegan las consecuencias de la codicia: la proliferación de estas apuestas deportivas pueden ocasionar arreglos de partidos, como se denunció en el fútbol español con la mediática operación Oikos. Casos como el de Eldense, Pizarro y Cortés son avisos graves de cómo puede degenerar el negocio de las apuestas. 

En la temporada 2017-2018, en la todopoderosa Liga se realizaron 39 denuncias y 9 citaciones a los tribunales por posibles arreglos de partidos.

Ante esta situación, las legislaciones deben apuntar a equilibrar la demanda de los consumidores interesados que participan éticamente del negocio, la actividad económica generada y los potenciales beneficiarios de esta actividad, y cuidar de las consecuencias negativas asociadas a esta actividad, subraya el académico. The Conversation

 

 

Ulises Lima
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.