Un pingüino del tamaño de un humano vivió alguna vez en Nueva Zelanda

Canterbury Museum 

Un equipo internacional de arqueólogos ha descubierto en Nueva Zelanda los huesos de una especie de pingüino previamente desconocida. El representante de la especie llamada Crossvallia waiparensis, aparentemente, alcanzó 160 centímetros de altura. Los detalles sobre el hallazgo fueron publicados en Alcheringa: An Australasian Journal of Palaeontology.

Se cree que los representantes más antiguos de los pingüinos vivieron en la era del Paleoceno (hace 66–56 millones de años) en el territorio de la Nueva Zelanda y la Antártida modernas. Los pingüinos en ese momento eran aparentemente gigantescos: los restos de un representante de la especie Kumimanu biceae, encontrados el año pasado, sugieren que el crecimiento del ave antigua fue de unos 177 centímetros.

Más grande que el pingüino Emperador

Otro pingüino antiguo gigante, un poco más pequeño que sus predecesores, fue descubierto en Nueva Zelanda por paleontólogos del Museo y Centro de Investigación Zenckenberg en Frankfurt, dirigido por Gerald Mayr.

Entre los restos se encuentran huesos bien conservados de las extremidades inferiores y las articulaciones de los hombros. La comparación de los restos con los huesos del pingüino vivo más grande, el emperador, permitió a los científicos estimar la altura y el peso aproximados de la antigua ave: lo más probable es que tuviera unos 160 centímetros de altura y el peso alcanzara los 80 kilogramos. A modo de comparación, la altura promedio del pingüino emperador es de aproximadamente 123 centímetros, y su peso, de 22 a 45 kilogramos.

Una evaluación de los restos fosilizados del ave también permitió determinar su género: según los investigadores, su morfología y época de hábitat (Paleoceno) descubrieron que el ave se parece a otra especie descubierta anteriormente de un pingüino gigante: Crossvallia unienwillia, cuyo crecimiento fue un poco menor (140 centímetros). Los restos del pingüino descubierto se atribuyeron a la especie Crossvallia waiparensis, en honor a la ciudad neozelandesa de Waipara, en cuyo territorio se descubrieron los restos.

Esta nueva especie es el quinto representante del antiguo pingüino, que se encuentra en el territorio de Waipara, y el cuarto, que recibió un nombre formal. A pesar de que este no es el pingüino antiguo más grande descubierto, el hallazgo proporcionó evidencia adicional de que en la antigüedad estas aves eran mucho más grandes que sus contemporáneos.

Por supuesto, en la antigüedad, no solo los pingüinos eran gigantes. Hace solo unas semanas, se encontró también en Nueva Zelanda los fósiles del loro más grande jamás registrado: Heracles inexpectatus.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.