Así verían la Tierra los astrónomos ‘alienígenas’

Mapa en 2 dimensiones de la Tierra, tratado como un exoplaneta. El contorno del valor medio está dado por la línea negra, que representa las costas. / Siteng Fan

La astronomía es una labor complicada. Cuando un astrónomo, desde la tierra, apunta su telescopio hacia un exoplaneta fuera de nuestro sistema solar, apenas podrá distinguir un diminuto y casi invisible punto de luz. ¿Cómo hace para saber si estos mundos podrían albergar vida? 

Para tener una idea más clara al respecto, unos científicos hicieron algo ingenioso: tomaron imágenes de un planeta habitable – Tierra – y las transformaron en algo que vería un astrónomo extraterrestre que se encuentre a años luz de distancia. El resultado será publicado en The Astrophysical Journal Letters

El equipo comenzó a trabajar con alrededor de 10.000 imágenes de nuestro planeta tomadas por el satélite del Deep Space Climate Observatory (DSCOVR), el cual se encuentra en Lagrange 1, un punto de equilibrio gravitacional entre el Sol y la Tierra. 


Lagrange 1 (L1) es un punto de equilibrio gravitacional entre el Sol y la Tierra. / NOAA

Gracias a su posición, el trabajo de este satélite consiste en capturar información del lado diurno del planeta. De esta manera, el equipo trabajó con imágenes de 10 longitudes de onda especificas, las cuales fueron tomadas cada una a dos horas entre el 2016 y 2017.

 

Punto de vista exterior

Para simular cómo nos verían desde fuera del sistema, los investigadores redujeron las imágenes en una sola lectura para cada longitud de onda. Según Science, tenían 10 puntos que, cuando eran graficados con respecto al tiempo, producían 10 curvas de luz que representaban los que un observador distante podría ver si vieran la Tierra constantemente por dos años.

Posteriormente, al comparar las curvas con las imágenes originales, los astrónomos se dieron cuenta qué parámetros de las curvas correspondían a la tierra y cuáles a las nubes. En el mapa creado por los científicos se pueden ver esbozos de África en el centro, Asia hacia la parte superior derecha y América a la izquierda. Si bien esto no sustituye a una fotografía de un mundo lejano, permite que los astrónomos sepan si un exoplaneta tiene superficie terrestre, océanos, nubes e incluso capas de hielo, requisitos clave para un mundo habitable.

Desde la primera detección de un exoplaneta en 1995, esta área de la astronomía ha ganado especial atención. El telescopio TESS, desde su lanzamiento en 2018, ha contribuido enormemente a que las publicaciones sean cada vez más frecuentes. Como ejemplo de ello tenemos los 850 exoplanetas potenciales que encontró luego de completar el estudio de la mitad sur de la esfera celeste. Además, un concurso de la Unión Astronómica Internacional convoca a las naciones del mundo entero a nombrar sistemas planetarios extrasolares identificados con exoplanetas.

 

Adrian Díaz

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:www.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.