La contaminación del aire está fuertemente relacionada con la aparición de trastornos mentales

Pixabay.com

Un equipo internacional de científicos ha encontrado una correlación entre el desarrollo de trastornos mentales como el bipolar y el trastorno depresivo mayor, y la contaminación del aire. Según la investigación publicada en PLoS Biology, el estudio se basa en grandes muestras de 151 millones de residentes de EE. UU. Y 1,44 millones de residentes daneses.

De acuerdo a estimaciones de la OMS, el aire contaminado causa la muerte de siete millones de personas al año. Un metaestudio de 14 millones de pares gemelos ha demostrado que el riesgo de trastorno bipolar, trastorno depresivo mayor y esquizofrenia se ve afectado no solo por factores genéticos, sino también por el entorno, incluida una ecología deficiente.

Sin embargo, los científicos comenzaron a estudiar en detalle la relación entre la aparición de enfermedades mentales y neurológicas y la contaminación ambiental solo recientemente.

La contaminación en Estados Unidos

Ahora médicos estadounidenses y daneses dirigidos por Andrei Rzhetsky de la Universidad de Chicago decidieron estudiar la relación entre la aparición de trastornos mentales y neurológicos y la contaminación ambiental. El estudio fue realizado en dos muestras grandes. La primera se basó en la base de datos IBM MarketScan, e incluyó a 151 millones de residentes estadounidenses menores de 65 años que, en 2003-2013, recurrieron a médicos de cualquier perfil para obtener un seguro de salud.

Debido al gran tamaño de la muestra, el estudio se realizó a nivel de condado. Estas son unidades territoriales, más pequeñas que el estado, pero más grandes que la ciudad. Los investigadores compararon la calidad del aire, el agua, la tierra y el nivel de seguridad en los hogares (calles y carreteras cercanas, seguridad peatonal) en cada condado con una de las seis enfermedades: trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar, esquizofrenia, trastorno de la personalidad, enfermedad de Parkinson y epilepsia.

Los autores también tuvieron en cuenta las características sociodemográficas, como el ingreso medio, la densidad de población y el número de ciudades. Datos de contaminación proporcionados por la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. En particular, se tomaron en cuenta 87 contaminantes potenciales para el aire, 80 para el agua y 26 para la tierra.

… y en Dinamarca

La otra muestra consistió en 1,44 millones de daneses nacidos en 1979-2002 y viviendo los primeros 10 años en el país. Los autores analizaron el desarrollo de 4 enfermedades mentales (trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar, esquizofrenia, y trastorno de la personalidad) dependiendo de la contaminación del aire. La calidad de esta se calculó según 14 indicadores. En este caso, los autores examinaron el estado de salud de las personas, en lugar de las áreas del país.

Los científicos analizaron los resultados utilizando la distribución de Poisson, que nos permite estimar la probabilidad de ocurrencia de eventos durante un tiempo determinado, y la regresión de Cox, que nos permite predecir el riesgo de un evento.

Resultó que en los Estados Unidos se observó una alta correlación entre la ocurrencia de dos trastornos mentales y la contaminación del aire. Los residentes de los distritos más contaminados tenían un riesgo 27% mayor de trastorno bipolar (p <10-4) y un riesgo 6% mayor de trastorno depresivo mayor (p = 0.05) que en áreas con aire limpio. El riesgo de trastorno de la personalidad se correlacionó con la contaminación del suelo: en los distritos más sucios, en comparación con los más prósperos, fue un 19% más alto (p <10-4).

Los autores no identificaron ningún vínculo entre el desarrollo de trastornos mentales y la contaminación del agua o el nivel de seguridad en los hogares. Además, los investigadores no encontraron una conexión entre la contaminación ambiental y el desarrollo de enfermedades neurológicas.

 

“Una de cada seis muertes en el planeta está asociada con la contaminación ambiental”

 

Un claro patrón

En Dinamarca, la correlación entre la contaminación del aire y la aparición de trastornos mentales fue incluso mayor que en los Estados Unidos. En las áreas con el aire más sucio, el riesgo de trastorno depresivo fue 50% mayor, esquizofrenia (148%) y trastornos de personalidad (162% más) en comparación con las áreas ecológicas del país. Los riesgos del trastorno bipolar en Dinamarca y los Estados Unidos fueron comparables: en áreas de Dinamarca con aire muy contaminado, fue un 29% más alto.

Los autores concluyen que en futuros estudios de trastornos mentales vale la pena prestar atención a la ecología en el área donde viven los participantes en los experimentos, y no solo a los factores genéticos. La correlación revelada no significa que haya una relación causal entre la contaminación del aire y las enfermedades mentales. Para identificarlo, se necesita más investigación.

Como muestran otros trabajos científicos, cada sexta muerte en el planeta está asociada con la contaminación ambiental. Muy a menudo, estas son enfermedades no transmisibles se producen en el contexto de la contaminación del aire. Según los científicos, el 95% de la población mundial respira aire contaminado.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.