Jurassic Park y la divulgación: cómo la taquillera franquicia puso de moda a los dinosaurios

La popular saga cinematográfica Jurassic Park no solo tiene interés por sus efectos especiales asombrosos o su cuidada banda sonora. Los esfuerzos de divulgación científica de Jurassic Park han dado numerosos frutos, como una pasión renovada entre las nuevas generaciones por el fascinante mundo de los dinosaurios, un mayor interés por los esfuerzos de conservación de las especies y una curiosidad por técnicas de edición genética como la clonación. Y precisamente de eso vamos a hablar en este artículo.


Pixabay

 

Una saga que ha levantado verdaderas pasiones

Antes de entrar en materia, esta saga cinematográfica merece por derecho propio que hagamos un breve repaso de su impacto en todo el mundo. Marcó el inicio de la era dorada de la paleontología y puso a los dinosaurios de moda. La recaudación mundial de los 5 títulos de la saga rozó los 5 mil millones de dólares y dio lugar a una verdadera pasión jurásica que ha llegado hasta nuestros días.

Editoriales como Topp Comics e IDW Comics han publicado desde 1993 innumerables cómics sobre Jurassic Park. Empresas de juguetes como Lego crearon gamas enteras de juegos basados en la paleontología jurásica. Algunas de las principales compañías desarrolladoras de videojuegos crearon títulos para videoconsolas de Sega, Sony y Nintendo. Incluso en el casino Betway existe una tragamonedas oficial de la saga, una de las preferidas por los jugadores. Hay también atracciones jurásicas en parques como el Universal Orlando Resort. Y estos son apenas unos ejemplos, ya que la presencia de la saga en la cultura popular es muy rica y variada.


Pixabay

 

La democratización de la clonación

Uno de los mayores logros de Jurassic Park ha sido sin duda la divulgación accesible de conceptos científicos tan complejos como el de la clonación. Gracias a ello, cuando el 5 de julio de 1996 asistimos impresionados al nacimiento de Dolly, el primer mamífero clonado del mundo, este milagro de la ciencia nos parecía más accesible gracias al visionado tan solo 3 años antes de la primera película de Jurassic Park.

Al principio del film se narraba cómo se crearon los nuevos dinosaurios. Se hablaba sobre el ADN y los huevos de rana, y luego se mostraba el nacimiento de un bebé velociraptor. Así se introduciría a los espectadores el asombroso origen de la reserva jurásica.

Si recuerdas la película original, los científicos extraían la sangre de dinosaurios retenida en mosquitos muertos conservados en ámbar. El mosquito, después de una sabrosa extracción de sangre de dinosaurio, quedaba atrapado en la corteza de un árbol. La savia o la resina comenzaban a fluir sobre su cuerpo, cubriéndolo y finalmente endureciéndolo. De esa manera, el insecto con la sangre de dinosaurio dentro se conservaba perfectamente cuando la resina se endurecía para formar ámbar. Los científicos del parque perforaban el ámbar, llegaban al estómago del insecto y extraían la sangre del dinosaurio con su ADN preservado. Sin embargo, había pasado demasiado tiempo desde la extinción de los dinosaurios, unos 60 millones de años para ser exactos, por lo que el ADN estaba incompleto, así que los científicos tenían que completarlo con el genoma de las ranas. Un loable esfuerzo de divulgación científica, aunque con algunas licencias que hacen imposible replicar la película en el mundo real.


Pixabay

 

Malas noticias para quienes quieren clonar dinosaurios en la realidad

Por desgracia, resulta francamente improbable que algo parecido a Jurassic Park pueda materializarse algún día. El mayor problema en la clonación de dinosaurios es que han estado desaparecidos de la faz de la tierra desde el impacto hace millones de años de un gran meteorito. En la vida real, si nos encontramos con huesos de dinosaurio, recuperar su ADN es casi misión imposible. Y es que la clonación de animales sigue siendo un proceso sumamente complejo y difícil de realizar, incluso con animales extintos mucho más recientemente, como sucedió con la fallida recuperación del bucardo en España. Ahora bien, Jurassic Park solo fue una aproximación lúdica a la clonación y sus películas incurren en errores científicos importantes. Ciertamente podemos perdonarle sus licencias creativas, ya que se trata de un producto cinematográfico destinado principalmente al entretenimiento, que aprovechó para divulgar científicamente en la medida de lo posible y sin abrumar al espectador.

 

 

Ulises Lima

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.