EE.UU. retrasa su producción de bombas termonucleares debido a piezas de dudosa calidad

pbs.org

La Administración Nacional de Seguridad Nuclear de EE.UU. ha anunciado un retraso de al menos año y medio en la producción en serie de las bombas termonucleares B61-12 y las ojivas W88 ALT 370 para submarinos de misiles balísticos. Según Defense News, la razón es el uso de repuestos, cuya durabilidad suscitó dudas entre los expertos.

El desarrollo de armas termonucleares actualizadas está en marcha en los Estados Unidos como parte del programa a gran escala para modernizar la tríada nuclear. El programa comenzó en 2010. En su marco, en particular, se están creando el bombardero de largo alcance B-21 Raider y el submarino estratégico SSBN- (X). Además, se planea desarrollar nuevos misiles balísticos, que deberán reemplazar al obsoleto Minuteman III.

Las nuevas bombas termonucleares y ojivas nucleares tienen que durar entre 20 a 30 años. Pero después de realizar una serie de pruebas, los expertos de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear concluyeron que las piezas terminadas individuales utilizadas en la construcción de municiones no eran duraderas. Esto pone en peligro la fiabilidad de las armas estratégicas.

Dos nuevas bombas

Los detalles de las pruebas no han sido especificados. Pero se sabe que los especialistas se están dedicando a seleccionar nuevas piezas de repuesto que satisfagan los requisitos militares de una larga vida útil. La producción de nuevas municiones B61-12 y W88 no comenzará hasta que se prueben las nuevas piezas.

El desarrollo de la bomba aérea B61-12, una nueva generación de municiones en la familia B61, ha estado en marcha desde 2012. La nueva munición reemplazará todos los tipos de bombas B61, así como bombas B83, que han estado en servicio desde 1983. Cabe señalar que, no se lanzará un nuevo B61-12: esta versión se rehará con el reemplazo parcial de piezas con nuevas bombas B61 existentes de diferentes versiones.

EE.UU. planea desplegar la producción de municiones mejoradas en la planta de Pentex en Texas. Los preparativos para el lanzamiento de bombas han estado en curso desde octubre de 2018. El inicio de la producción en masa de municiones se planeó para septiembre de 2019, pero ahora se espera en marzo de 2021.

A su vez, la ojiva W88 ALT 370 mejorada se está fabricando desde 2014 sobre la base de la munición W88 existente, que ha estado en servicio desde 1989. Está diseñada para equipar misiles balísticos submarinos Trident II. El inicio de la producción en masa del W88 ALT 370 estaba programado para diciembre de 2019.

En enero de este año, la planta de Pentex comenzó a ensamblar el primer lote de producción de ojivas termonucleares W76-2 para misiles Trident II. Un sello distintivo del W76-2 es una potencia de explosión reducida en casi 15 veces. Según los militares, las armas termonucleares de potencia reducida limitarán las áreas afectadas y reducirán significativamente las bajas entre la población civil.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.