Gorilas fueron sorprendidos ‘chapoteando’ en el agua

Raquel Costa et al. / Primates

Un equipo de primatólogos descubrió un comportamiento juguetón que anteriormente se consideraba poco característico de los gorilas de montaña adultos (Gorilla beringei beringei): varios individuos fueron vistos jugando solos en el agua. Los avistamientos fueron detallados en la revista Primates.

El juego es un aspecto muy importante en el desarrollo no solo de los humanos, sino también de otros animales: en el proceso de los juegos en equipo, por ejemplo, se forman lazos sociales entre parientes y también se aprende sobre el mundo que los rodea. El juego, curiosamente, también se puede observar sin interacción social: los monos jóvenes, como los niños, comienzan a jugar solos al final del primer año de vida, a menudo utilizando objetos extraños. Por otro lado, los juegos solitarios se observan con menos frecuencia en primates adultos y por tal motivo, los investigadores no les prestan tanta atención como al comportamiento juguetón infantil.

Un equipo de científicos dirigido por Raquel Costa de la Universidad de Kyoto, Japón, descubrió un comportamiento curioso y poco frecuente en los gorilas de montaña: el juego individual estaba presente en ellosMientras los primatólogos estudiaban los efectos del turismo en los animales en el Parque Nacional Bwindi en Uganda en el invierno de 2018, observaron a 15 gorilas de montaña de 7 a 15 años. 

En total, los científicos lograron encontrar tres casos de juegos solitarios de tres individuos diferentes en el agua. Durante la observación, los gorilas adultos chapoteaban en el estanque, saltaban y también mostraban una cara divertida, con la lengua fuera. Los animales golpeaban el agua con sus manos y creaban olas, en tanto que los juegos duraban desde períodos de varios segundos a varios minutos. En el caso de uno de los individuos, incluso uno de sus parientes se unió a la escena a acompañarlo.

Los científicos atribuyen el comportamiento observado a ciertas razones: la primera era que los gorilas habrían experimentando por primera vez estar en aquel estanque o segundo, estarían dándose una especie de recompensa propia, a juzgar por el rostro juguetón que mostraron los animales, es decir, servir a los gorilas como una especie de entretenimiento sin un propósito específico. Sin embargo, los autores aclararon que los datos recopilados sobre los tres casos de individuos adultos jugando aún son insuficientes para sacar conclusiones precisas sobre sus causas.

El comportamiento en el juego de los primates se estudia de forma comparativa con representantes de varias especies. Por ejemplo, el año pasado, los científicos descubrieron que a los chimpancés les gusta jugar más con parientes que a los gorilas, y también son más amigables.

 

 

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

 

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.