Las cesáreas exponen a los bebés a patógenos en vez de a bacterias maternas

National Library of Medicine

Médicos británicos y australianos han descubierto que el microbioma de los bebés varía significativamente dependiendo de si nacieron naturalmente o como resultado de una cesárea. La primera a menudo brinda bacterias de la madre, y la segunda, especies bacterianas patógenas características de las habitaciones de los hospitales. El estudio fue publicado en Nature.

A pesar que el bebe ya está en contacto con bacterias en el útero, la mayor parte de la microbiota puebla su cuerpo durante el parto e inmediatamente después de ello. Dado que la microflora es responsable de una amplia variedad de aspectos de salud, desde el metabolismo hasta el funcionamiento del sistema inmunitario, la exposición más temprana a las bacterias durante el nacimiento, la lactancia o el uso de antibióticos es extremadamente importante para la vida posterior del niño.

Las bacterias de la cesárea  

Ahora, Yan Shao, del Instituto Wellcome Sanger, con ayuda de sus colegas del Reino Unido y Australia, examinó el microbioma de los recién nacidos como parte del proyecto del Estudio del Bioma del Bebé. Los científicos analizaron la composición bacteriana en los intestinos de 314 bebés que nacieron naturalmente y otros 282 que nacieron mediante cesárea.

Los investigadores han descubierto que la forma en que nacen afecta la composición de las bacterias intestinales más que la forma en que se alimentan (leche materna o fórmula) o el uso de antibióticos.

Entre los nacidos naturalmente, prevalecieron los representantes de los géneros Bifidobacterium y Bacteroidetes, así como Escherichia coli, que representaron el 68.3% del microbioma total. Los que nacieron con cesárea tenían menos de estas bacterias y, en cambio, tenían colonias de enterococos, estafilococos y clostridios en sus intestinos. A menudo estos patógenos que a menudo causan infecciones hospitalarias.


La composición del microbioma en niños que nacieron por vía vaginal (izquierda) o por cesárea (derecha). Al principio, el conjunto de bacterias varía mucho, y para el primer mes de vida se nivela.
Shao et al. / Nature (2019)

Luego, los científicos compararon la microflora de 175 pares del bebé y la madre para averiguar qué especies se transmiten directamente durante el parto. Resultó que, durante el parto natural, las bacterias pasan de madre a hijo en el 74% de los casos, y con cesárea, solo el 12%. En este caso, la madre, por regla general, suministra al niño una microflora saludable (E. coli y bifidobacterias), y los patógenos, aparentemente, provienen del ambiente hospitalario.

Por lo tanto, los investigadores demostraron que la cesárea interrumpe la transmisión de la microflora de madre a hijo. Sin embargo, concluyen que, para sacar conclusiones claras sobre cómo el método de nacimiento afecta la salud del niño, se necesitan estudios a largo plazo, incluidos los que involucran a niños que nacieron como resultado del parto en el hogar.

Anteriormente, los científicos ya encontraron una conexión entre la cesárea y el desarrollo de enfermedades: por ejemplo, los niños nacidos de esta manera fueron diagnosticados con mayor frecuencia de obesidad y asma. Sin embargo, aún no está claro si esto se debe a la microbiota no.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.