El cometa interestelar Borisov tiene moléculas de cianuro en su superficie

Queen's University Belfast 

Los astrónomos obtuvieron el rango visible del primer cometa interestelar 2I/Borisov, sobre la base de lo cual fue posible demostrar la salida activa de gas desde la superficie del cuerpo, así como detectar la presencia de moléculas de cianuro (CN). En general, el cometa parece ser cada vez más similar a los cometas del sistema solar, escriben los autores en arXiv.org.

Las teorías de la formación de sistemas planetarios predicen que la aparición de planetas gigantes conduce a la expulsión de una fracción notable de la sustancia del disco protoplanetario al espacio interestelar. Posteriormente, dichos cuerpos pueden caer en otros sistemas planetarios, donde serán observados en forma de cometas o asteroides interestelares.

Por el momento, los científicos han establecido el origen interestelar de dos cuerpos que han estado en el sistema solar: Objeto 1I/Oumuamua y cometa 2I/Borisov. Oumuamua fue descubierto en octubre de 2017 y el cometa de Borisov en agosto de 2019. La órbita de Oumuamua permitió observar el cuerpo en detalle solo durante un par de semanas, después de lo cual se volvió demasiado oscuro y abandonó el sistema solar. La órbita del cometa Borisov en términos de la posibilidad de un estudio detallado es mucho mejor.

Estudio detallado 

Ahora astrónomos de Europa, Estados Unidos y Chile, con la participación de Alan Fitzsimmons de la Universidad de Queens en Belfast, describen observaciones detalladas del cometa de Borisov utilizando el telescopio William Herschel de 4.2 metros en Canarias y el pequeño telescopio TRAPPIST-North en Marruecos con un diámetro de 0, 6 metros. Los autores lograron captar la señal espectral de polvo y gas que fluye del cometa: un coma.

En la coma, los astrónomos registraron la presencia de moléculas de cianuro en forma gaseosa, y la tasa de pérdida por el n cometa fue de aproximadamente 4 × 1024 unidades por segundo a una distancia de 2.7 unidades astronómicas del Sol. La actividad del flujo de salida del CN resultó ser ligeramente menor que la de los cometas de período largo del Sistema Solar a la misma distancia de la estrella, pero más que la de los cometas de período corto.

Los científicos sugieren que la proporción general de materia en forma gaseosa y polvo en la coma también debería estar en un nivel característico de los cometas conocidos, aunque no fue posible evaluar su valor exacto debido a la distribución desconocida de las partículas de polvo en tamaño y velocidad de su movimiento.

Presumiblemente, el cometa también puede ser similar a los cuerpos conocidos en otras características: en este caso, la tasa total de pérdida de sustancias en forma gaseosa debería ser de aproximadamente 57 kilogramos por segundo, el polvo debería ser de 1 a 10 veces más y el núcleo del cometa debe ser de 0, 7 a 3.3 kilómetros.

Se requieren más estudios 

Los autores señalan que las propiedades del cometa, así como su composición, aún no están bien estudiadas. Se sabe que las proporciones de ciertas sustancias pueden variar significativamente en el disco protoplanetario y, por lo tanto, afectan la composición de los cometas dependiendo de su lugar de origen.

Por ejemplo, en aproximadamente un tercio de los cometas del Sistema Solar, hay muy pocas moléculas con cadenas de dos y tres átomos de carbono, pero hay datos sobre tales compuestos, así como sobre los componentes principales del hielo, es decir, agua y óxidos de carbono, aún no se han obtenido en el caso de Borisov. Es por eso que aún no es posible sacar una conclusión exacta sobre su relación con otros cuerpos similares en el sistema solar.

Anteriormente, describimos cómo los astrónomos identificaron varios sistemas estelares que pueden ser el "hogar" del primer objeto interestelar conocido que visitó el sistema solar. Todos ellos son estrellas enanas.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.