Gemelitas CRISPR no tendrían una vida más corta como se pensó erróneamente en un estudio

MeloneGuru / Wikimedia 

Los autores del artículo sobre la relación entre la mutación CCR5Δ32, que protege contra el tipo más común de VIH, y el mayor riesgo de muerte por todas las causas, pidieron a Nature Medicine que retirara su trabajo, informa el portal STAT. Después de la publicación del artículo, surgió una discusión sobre los resultados del trabajo: varios científicos trataron de reproducir estos cálculos, pero llegaron a la conclusión de que la mutación no afecta el riesgo de muerte, al menos entre los residentes del Reino Unido.

A principios de junio de 2019, los investigadores Xinzhu Wei y Rasmus Nielsen, publicaron en la revista Nature Medicine los resultados de su estudio, que analizó los genomas de más de 400 mil británicos de la base de datos del Biobank del Reino Unido y los comparó con datos sobre mortalidad. Los científicos descubrieron que las personas homocigotas para la mutación CCR5Δ32 tienen un mayor riesgo de muerte por causas naturales.

Esta relación no es sorprendente: los homocigotos de mutación recesiva a menudo viven menos que los heterocigotos o los portadores de alelos "sanos". Sin embargo, se ha centrado una atención especial en esta mutación en particular en el último año porque hace que una persona sea resistente al tipo más común de infección por VIH. Por lo tanto, Nielsen y Wei declararon que Jiankui He en realidad podía aumentar el riesgo de muerte de sus niñas genéticamente modificadas.

Respuesta y replicación de la comunidad científica  

Poco después de la publicación del artículo de Nielsen y Wei, el epidemiólogo británico de Bristol Sean Harrison los criticó ampliamente. Señaló muchas deficiencias en su trabajo: por ejemplo, en su modelo, los autores no tuvieron en cuenta el parentesco de las personas, y podría afectar la prevalencia de mutaciones dentro de la muestra.

Tampoco verificaron la calidad del conjunto de datos: se pueden encontrar personas con un número impar de cromosomas en la muestra, y esto puede ser un error de la base de datos y no una anomalía genética.

Harrison también se sorprendió de que los autores del artículo no indicaran en el texto principal el intervalo de confianza para su resultado principal, es decir, el rango de valores dentro del cual existe un riesgo de muerte por homocigotos para mutaciones.

En su crítica, también se pregunta por qué los revisores no pidieron agregar un intervalo de confianza al texto principal, y sospecha que los autores lo ocultaron deliberadamente, ya que la dispersión es lo suficientemente grande y prácticamente niega la importancia de sus cálculos.

Finalmente, Harrison intentó repetir el trabajo de Nielsen y Wei. Dado que la mutación CCR5Δ32 es una deleción, es decir, faltan 32 nucleótidos en el genoma, es imposible determinarlo directamente en la secuencia de ADN.

Para saber si una persona lo tiene o no, los científicos usan polimorfismos de un solo nucleótido, diferencias en el genoma de un nucleótido. Hay varios de estos polimorfismos que los científicos consideran relacionados con la eliminación, y Harrison usó uno de ellos como marcador, en función del cual reprodujo los cálculos, pero no encontró ninguna conexión con la mortalidad.

Discrepancias

Nielsen y Wei en una conversación con STAT dijeron que trabajaron con Harrison para encontrar la razón de la discrepancia en sus datos. Inicialmente, utilizaron otro polimorfismo de un solo nucleótido y decidieron que era el problema. Relataron sus datos, tomando otros polimorfismos como un marcador para su eliminación, y tampoco encontraron nada.

Harrison cree que la causa del error es la negligencia de los autores del trabajo. También descubrió un artículo que salió en enero de 2019 y que ya mostró que el mismo polimorfismo de un solo nucleótido que utilizaron Nielsen y Wei no estaba asociado con un mayor riesgo de muerte. Esto significa, que este recorte no refleja muy bien la presencia de una eliminación, o que los autores del trabajo fueron descuidados en los cálculos.

Nielsen y Wei creen que el error fue causado por datos inexactos del Biobanco. Según los resultados de la secuenciación, no siempre es posible indicar inequívocamente la presencia de homocigotos o heterocigotos, ya que es necesario determinar la frecuencia de una secuencia determinada en todo el genoma.

Los científicos creen que, debido a esta inexactitud, algunos genotipos eran menos comunes de lo que deberían ser, y por lo tanto, sus datos estaban distorsionados. Le dijeron a STAT que intentaron verificar sus cálculos en otras bases de datos, y en al menos uno también encontraron una inexactitud en la determinación de homo y heterocigosidad a partir de esta línea de fondo.

Sin embargo, Nielsen y Wei se disculparon y le pidieron a la revista que retirara su artículo. "Si la mutación también afecta la mortalidad", dicen, "entonces esta influencia es más débil de lo que escribimos", añadieron.

En marzo de este año, las autoridades chinas declararon que el Jiankui He actuó de manera independiente, sin informar a nadie sobre su trabajo, y violó gravemente las normas éticas y la legislación del país. Sin embargo, STAT reveló en una gran investigación que He pudo haber usado fondos del gobierno para su trabajo; al menos, los documentos recopilados por STAT hablan de ello.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.