Antiguo asentamiento nómada revela que los hunos no vivían separados entre pobres y ricos

Wikimedia Commons

El asentamiento de Ivolginsky, la única ciudad nómada conocida de los hunos, resultó ser un asentamiento bastante grande: varios miles de personas vivieron en él y los pobres vivieron al lado de los ricos. Está fue la conclusión de los investigadores, quienes presentaron sus hallazgos en el IV Congreso Internacional de Arqueología Medieval de las Estepas Euroasiáticas.

Los hunos fueron una confederación de tribus nómadas que habitaron el territorio de Mongolia moderna, el noroeste de China y el sur de Siberia. En el siglo III aC, fundaron un imperio que ocupaba la mayor parte de Mongolia y el sur de Siberia. A mediados del siglo I d. C., el imperio Huno se dividió en partes norte y sur. Y finalmente en 155, el imperio del norte fue conquistado por tribus nómadas xianbi.

Ivolginsky

Desde el siglo I a. C. hasta el siglo I d. C., había una fortaleza fronteriza en las afueras del Imperio del Norte de los hunos y, al mismo tiempo, un centro comercial, agrícola y artesanal. Estaba ubicado en el territorio de la moderna Buriatia, a 15 kilómetros al suroeste de Ulan-Ude.

A fines de la década de 1920, los arqueólogos soviéticos describieron el asentamiento de Huno, y desde entonces se han realizado excavaciones periódicamente. El complejo arqueológico de Ivolginsky consta de dos asentamientos antiguos, grandes y pequeños, y un cementerio. Hoy es la única ciudad conocida del Imperio Huno.

Presumiblemente, la pequeña ciudad fortificada cercada con murallas sirvió como corral para el ganado, y nadie vivía en ella. El gran asentamiento era una fortaleza cuadrada con un área de 340 metros cuadrados, rodeada de muros y cuatro murallas.

En la época soviética, se excavaron 54 edificios aquí: principalmente, eran edificios residenciales que estaban cerca uno del otro. Eran cuadrados, las paredes y el piso estaban cubiertos de arcilla. En el centro del asentamiento, los científicos también encontraron una gran casa rectangular, probablemente perteneciente al gobernante. El establecimiento existió durante unos 200 años. Aparentemente, fue devastado y quemado durante el ataque.

Hallazgos

Luego, en 2017, los científicos dirigidos por el director del Instituto de Historia, Arqueología y Etnografía de los Pueblos del Lejano Oriente de la Rama del Lejano Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia, Nikolai Kradin, comenzaron nuevamente las excavaciones del gran asentamiento.

“Decidimos recurrir nuevamente al estudio del asentamiento de Ivolginsky, para obtener nuevos resultados basados ​​en métodos modernos”, explicó Kradin. “La singularidad de este monumento radica en el hecho de que en este momento es la única ciudad conocida del Imperio Huno. Todos los demás asentamientos antiguos ubicados en el territorio de Mongolia no son ciudades como tales, pero lo más probable es que sean objetos rituales como monumentos turcos”, añadió.


Fortificación Ivolginsky, 2019. Excavación 4 después de la eliminación de todas las capas. Foto del norte. Justo en primer plano está la esquina de la casa.
Instituto de Estudios de Mongolia, Budología y Tibetología SB RAS (Ulan-Ude)

Durante el trabajo, los investigadores encontraron los restos de tres edificios más, los huesos de pequeños animales y peces, los restos de granos de cebada y mijo, y muchos artefactos. Entre ellos había fragmentos de pulseras, colgantes y cuentas de hueso y varios minerales, restos de cerámica, herramientas de bronce y piedra.

En la parte norte del asentamiento, los científicos encontraron mucha escoria, probablemente dejada después de la fundición de metales, de lo que los investigadores concluyeron que las tiendas de artesanía podrían ubicarse en esta parte.

“Los residentes del asentamiento Ivolginsky se dedicaban a la caza, la pesca, la cría de ganado, la agricultura y la artesanía. La determinación de los residuos óseos reveló la cría de los siguientes animales domésticos: bovinos y bovinos pequeños, caballos, cerdos”, añade Alexander Simukhin, investigador del IMBT SB RAS.

Igualdad  

Los estudios geofísicos han permitido estudiar el diseño de un gran asentamiento. Según los investigadores, varios miles de personas vivían en él. En la ciudad había varias calles con casas de diferente estatus y no había barrios separados para pobres y ricos: vivían mezclados.

Entre los hallazgos interesantes, están las conchas Kauri, que probablemente funcionaron como dinero. Los investigadores encontraron las conchas y sus copias hechas de otros materiales, incluyendo bronce, conchas torneadas más grandes. Estas ya habían sido utilizadas como dinero en la Edad de Piedra.

Recientemente, los científicos descubrieron que los hunos que emigraron de Asia oriental a Asia central a fines del siglo I a. C. se mezclaron con los escitas. Esto se descubrió analizando el genoma de las personas antiguas que vivían en el territorio de las estepas de Asia Central.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.