Anticuerpos contra el virus del Ébola fueron encontrados en la sangre de cazadores de murciélagos

Dr Zavei Hiese

Los científicos han descubierto anticuerpos contra el virus del Ébola en la sangre de los murciélagos que viven en el noreste de la India, así como en los lugareños que los cazaron. En la India, nunca ha habido brotes de la epidemia de Ébola o sus virus relacionados, pero los científicos encuentran que todavía hay un reservorio para su propagación. El estudio fue publicado en PLOS Neglected Tropical Diseases.

Debido a su longevidad y características de inmunidad únicas, los murciélagos se han convertido en un reservorio natural para muchos virus, incluidos los peligrosos para los humanos. Uno de estos virus es el del Ébola. Sin embargo, los brotes de esta enfermedad solo se han registrado en África, aunque los especialistas encontraron rastros de la presencia de ebolavirus y otros filovirus relacionados en animales en diferentes partes del mundo, como Hungría y Bangladesh.

Anticuerpos en la India

Recientemente, ha habido informes de que los filovirus pueden circular en poblaciones de murciélagos en el sudeste asiático, incluidas Filipinas y China. Por lo tanto, un equipo de científicos dirigido por Ian Mendenhall de la Universidad Nacional de Duke en Singapur fue en busca de filovirus en la India.

Los investigadores trabajaron con murciélagos en el distrito de la aldea de Mimi, en el noreste de India, cerca de la frontera con Myanmar y recolectaron muestras de sangre, así como biopsias de tejidos renales, hepáticos y cardíacos de 16 murciélagos de las cavernas (Eonycteris spelaea) y 30 perros voladores de Leshenolt (Rousettus leschenaultii).

Ninguna de las células animales tenía el material genético del virus. Sin embargo, los científicos encontraron anticuerpos contra los filovirus en muestras de sangre de una de las aves aladas y cuatro perros voladores, una señal de que los virus estuvieron presentes en sus cuerpos en algún momento.

Además, los científicos tomaron muestras de sangre de 85 personas que cazaban murciélagos en el área de la aldea de Mimi. En cinco de ellos se pudieron detectar anticuerpos contra filovirus, y estos anticuerpos así mismo se dividieron en dos grupos.

Uno reaccionó con partículas del virus de Marburg, y el otro con diferentes tipos de virus del Ébola, Zaire (que causó una epidemia en África), Sudán y el virus Bundibugyo. Al mismo tiempo, no se observaron síntomas de infección de cazadores, y hasta ahora no se han observado brotes de infección por filovirus en la India.

Posible riesgo de infección

Por lo tanto, los científicos han confirmado que puede existir un reservorio de filovirus incluso en áreas donde aún no se ha informado de infección. Y también, que el contacto del cazador con la víctima puede conducir a la transmisión de virus.

Los autores del trabajo instan a monitorear de cerca las zonas “fronterizas”, donde las personas contactan intensamente con los murciélagos y que pueden servir como canales para la propagación de la infección.

El año pasado, los murciélagos trajeron un virus mortal a China, que infectó a los cerdos e infligió un duro golpe a la agricultura china. Recientemente, también se descubrió en Sierra Leona un sexto tipo de ebolavirus, el virus Bombali.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

Novedades

Hay señales tan claras que a veces se vuelven áridas, rígidas, tirantes. A los ríos recién se los escucha cuando ya no les queda saliva. Entonces nos toca hablar a nosotros, infelices que no creemos habiendo visto. El río Paraguay es el nuevo desoído, el siguiente muerto que nos sigue dando vida para continuar siendo hijos del rigor. Así es el ciclo ingrato del hombre contra el agua

Crónica de una sequía anunciada

El río Paraguay es el nuevo desoído, el siguiente muerto que nos sigue dando vida para continuar siendo hijos del rigor

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.