NASA buscará rastros de antiguos microorganismos marcianos en el cráter Jezero

NASA 

Científicos de NASA encontraron una alta concentración de depósitos de carbonato en la región occidental del cráter marciano Jezero, lo que sugiere que podría haber habido un lago. Ciertos tipos de sedimentos ubicados a lo largo de los bordes del cráter pueden contener evidencia de la actividad de microorganismos antiguos y la existencia de un ecosistema estable. El artículo fue publicado en Icarus.

Lo que debes saber

En 2008, un grupo de astrónomos utilizó teledetección para encontrar carbonatos (minerales que aparecen en la Tierra como resultado de la interacción del CO2, el agua y las rocas) en varios lugares del terreno marciano.

Los carbonatos, que aparecen en un medio ambiente acuático, conservan bien los restos de las funciones vitales de los microorganismos, y en Marte solo podrían formarse si hubiera una atmósfera rica en CO2 y un clima relativamente húmedo.

En busca de agua y vida pasada

Tales condiciones, según las predicciones de los científicos, pudieron haber existido en Marte hace 3.8-4 mil millones de años, en particular, en el cráter Jezero. Estudios previos han demostrado que bahías, deltas y canales con curvas y depósitos de suelo característicos de los procesos de entrada y salida de agua se encuentran a lo largo de sus bordes, por lo tanto, los científicos creen que solía haber un lago en este lugar.

Las regiones que contienen carbonatos atraen a los científicos con la oportunidad de descubrir evidencia de la existencia de vida antigua en Marte: los estromatolitos. Estas son estructuras rocosas que se forman en la Tierra a lo largo de las costas a partir de los restos de la actividad vital de los microorganismos. Se forman junto con depósitos de carbonato, que sirvieron como material para las conchas de moluscos y para los corales.

Lo nuevo

Ahora, un equipo de científicos dirigido por Briony H.N. Horgan de la Universidad de Purdue realizó un análisis espectral detallado del cráter Jezero. Obtuvieron datos importantes utilizando un espectrómetro CRISM instalado en el satélite Mars Reconnaissance Orbiter. De particular interés fue el delta occidental: sufrió menos erosión que otras formaciones similares.

Los científicos han recibido 10 imágenes únicas del delta y áreas adyacentes. Por la naturaleza del espectro, determinaron la composición química de los depósitos minerales y también calcularon la relación cuantitativa de los carbonatos y sus componentes relacionados en los sedimentos.


Análisis espectral del cráter Jezero que muestra un alto contenido de carbonato
Briony Horgan et al. / Ícaro, 2019 

“Carbonatos costeros”

Como resultado del análisis, se encontró una mayor concentración de carbonatos entre el delta occidental y el borde del cráter. La composición mineral de los depósitos resultó ser más diversa de lo que los científicos suponían.

En particular, los científicos separaron los “carbonatos costeros”, ya que sus depósitos se extienden solo a lo largo de una estrecha franja del cráter, son mucho más distintos en el espectro y difieren de otros carbonatos en esta región en la composición mineralógica.

La composición de los “carbonatos costeros” resultó ser similar a la composición de los estromatolitos y depósitos lacustres similares en la Tierra. En dichos depósitos, se conservan los restos de microorganismos en forma de biocombustibles, isótopos, partículas orgánicas individuales y biominerales.

La misión Mars 2020

Por eso el rover Mars 2020 buscará signos de la existencia de microorganismos en esa zona. El programa de la misión se basa en los datos obtenidos con el rover Curiosity. Mars 2020 buscará evidencia de restos de vida antigua mediante la recolección de muestras de suelo y su sellado en tubos de metal que regresarán para su análisis a la Tierra durante futuras misiones.

Los investigadores no afirman que se formaron depósitos minerales durante la existencia del lago, ya que podrían haber aparecido incluso antes de eso. Sin embargo, los carbonatos costeros son de gran interés para la futura misión marciana. Dado que el cráter Jezero fue elegido originalmente como el lugar para el aterrizaje y de operación del rover, los científicos podrán enviarlo a las áreas deseadas del delta occidental para obtener muestras de suelo.

Anteriormente escribimos sobre la preparación de la misión Mars 2020 y la elección del lugar donde el rover debería aterrizar. Una de las características de la misión también será un vehículo no tripulado, que será el primer avión que opere en la atmósfera marciana.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.