Las naciones digitales serán las sociedades que abracen los talentos [OPINIÓN]

El descubrimiento y desarrollo de nuestros talentos se hace necesario para lograr crear una sociedad próspera basada en la empatía y, por qué no decirlo, en el amor. Una sociedad que se respete a sí misma y a la naturaleza para poder crecer y evolucionar. 

Descubrir y desempeñar nuestros talentos nos lleva al disfrute y a la felicidad y esto genera inevitablemente un impacto en la sociedad, ya que pone de manifiesto nuestro valor como seres humanos aportando lo mejor de nosotros mismos, nutriendo una inteligencia colectiva que se retroalimenta. Se trata de ir más allá de la interacción o la colaboración. El desarrollo del talento nos propone una comunidad entusiasta en la que las personas se animan, se cuidan, se inspiran y se apoyan entre ellos para explorar la magnitud de sus capacidades. 

Una sociedad, una tribu en la que las personas pueden ser ellas mismas, se aceptan y reconocen mutuamente el talento y lo hacen crecer juntos.

Una sociedad centrada en las emociones y los talentos del ser humano generaría una transformación de las jerarquías, los cargos y los títulos en la que los líderes naturales emergen según el talento requerido para cada proyecto. 

Pasamos de una sociedad egocéntrica a una sociedad más honesta consigo misma basada en la empatía, conectada por las emociones, dedicada a promover los “superpoderes” de las personas, del entorno y de sus habitantes. 

La realidad actual es que la mayoría de las personas no saben cuáles son sus talentos e incluso dudan sobre si poseen algún talento. Probablemente porque no han experimentado lo suficiente, probablemente porque no han dedicado tiempo a encontrarse consigo mismas, probablemente porque han perdido la confianza en sí mismas. 

 

El Elemento

Según Ken Robinson, experto mundial en el desarrollo del potencial humano: “todas las personas poseen uno o más talentos. Todos nacemos con extraordinarias capacidades de imaginación e intuición. Al crecer, vamos olvidándolas para ser iguales que los demás. Sin embargo, siguen estando dentro de nosotros. Cuando disfrutamos haciendo aquello que nos apasiona, el tiempo transcurre de manera distinta y desarrollamos nuestra creatividad. Nos sumergimos en El Elemento, el lugar donde somos quienes siempre hemos querido ser.” 

El talento es una poderosa fuerza que reclama ser liberada. Para ello, se necesitan sistemas flexibles que favorezcan el pensamiento creativo para poder explorar nuestras auténticas capacidades; que favorezcan, además, el espacio y el tiempo necesarios para conectar con nuestra voz interna, aquella que nos recuerda que existimos, que somos. 

El talento necesita del silencio, de la introspección…necesitamos pasar más tiempo a solas con nosotros mismos para conocernos. Hoy, en una sociedad en la que el ruido está por todas partes es complicado tomar consciencia de la propia existencia. 

Acercarnos a la naturaleza nos facilita el camino porque es en ella donde recuperamos nuestra esencia, nos facilita la llave a un entendimiento de la realidad más allá de nuestros sentidos. 

 

Nuevas formas de razonar 

Como ya dijo Bill Viola (2011), artista pionero en la utilización de nuevos medios de expresión: 

Lo conocido y lo desconocido están inmersos en un continuo baile dentro de nosotros y a nuestro alrededor… Lo que nos revelan nuestros sentidos sobre el mundo solo es la superficie de una realidad mucho más profunda y desconocida. La ciencia nos ha enseñado que la mayor parte del cosmos resulta imperceptible para los reducidos anchos de banda de energía de los que disponen nuestros sentidos”. 

En un futuro tecnológico y digital, el pensamiento debe adaptarse a nuevas formas de razonar. La disrupción encuentra a sus mayores aliadas en la creatividad, la sensibilidad, la imaginación y las propuestas utópicas. 

Despertar a nuestros talentos es despertar a la conciencia de quiénes somos, es asumir nuestro potencial como seres humanos y comprometernos a construir con ello una nueva dimensión de la existencia. 
Una sociedad que abraza los talentos es una sociedad que permite a las personas ser lo que son y abre el camino a darse cuenta de lo que ya es a nuestro alrededor.


(*) Noemí Carrión es cantante, locutora, actriz de doblaje y coach emocional certificada por la Universidad Autónoma de Madrid y el Instituto Superior de Inteligencia Emocional. 

Conferenciante y formadora de habilidades comunicativas, especialista en voz y lenguaje paraverbal,  también es cofundadora del Comité Científico de #CeltiberiaDigital.

Este artículo fue fublicado originalmente en Tendencias21. Lee aquí el original

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.