La sonda solar Parker envió su primer informe sobre los secretos de nuestra estrella

NASA/NRL/APL 

Astrofísicos de NASA presentaron los resultados de un análisis de los datos recopilados por la sonda solar Parker, que voló más cerca de la estrella que cualquier otro dispositivo. En una serie de artículos publicados en la revista Nature, los científicos hablaron sobre la naturaleza del lento viento solar que fluye desde el ecuador, los mecanismos de aceleración de protones y electrones, encontrados estructuras no observadas previamente en el plasma corona y la relación de la rotación del sol con flujos de partículas supersónicas.

Los misterios solares

A pesar del alto brillo y la proximidad relativamente cercana, muchos aspectos de la física del Sol siguen sin estar claros. Los principales problemas no resueltos incluyen el mecanismo de calentamiento de la corona y la naturaleza de los ciclos de actividad, pero además hay una gran cantidad de preguntas más específicas para las que los científicos aún no saben la respuesta.

Se desconoce mucho sobre el viento solar, una corriente de partículas emitidas por la estrella. Por ejemplo, las observaciones muestran que el movimiento de esta sustancia en algún momento se vuelve supersónico, pero deja la corona de la estrella a una velocidad menor.

Por lo tanto, debe haber un proceso que acelere este flujo ya a cierta distancia del Sol. Al mismo tiempo, al llegar a la Tierra, el viento solar ya está mezclado y es bastante homogéneo, por lo que es difícil encontrar detalles sobre su aceleración.

Lo que la Parker encontró

Para estudiar estas y muchas otras cuestiones de la física solar, es que NASA lanzó la sonda Parker en agosto del año pasado. Este dispositivo se ralentiza gradualmente y se mueve hacia órbitas más y más cercanas a la estrella.

Parker ya ha realizado 3 vuelos cercanos, que se convirtieron en acercamientos récord para cualquier aparato hecho por el hombre: 0.16 y 0.24 unidades astronómicas. En una serie de nuevos trabajos, los científicos presentaron el resultado del procesamiento de los primeros datos obtenidos.


NASA/NRL/APL

Las líneas magnéticas solares

Uno de los descubrimientos inesperados fue el descubrimiento de un cambio en la dirección de las líneas de fuerza magnéticas. Además, tales giros bruscos del campo, que afectan notablemente el movimiento de partículas cargadas del viento solar, resultaron ser comunes para la región dentro de la órbita de Mercurio.

El tamaño de estas variaciones es relativamente pequeño: las herramientas de la sonda registraron la inversión durante segundos o minutos, pero esto no se registró a grandes distancias de la estrella.

En otro trabajo, se publicaron datos convincentes que confirman la teoría de la relación entre la rotación del Sol y el viento solar. A una distancia de la Tierra, esta corriente se mueve radialmente con alta precisión, pero cerca de la estrella es una masa asociada con la rotación de la fuente.

Sin embargo, resultó que el componente tangencial de la velocidad del viento cerca de la estrella es mayor de lo esperado, y también más rápido que las predicciones, se convierte en una corriente uniforme que se aleja de la estrella.

Polvo interplanetario

La Parker también proporcionó las primeras indicaciones de una disminución en el tamaño de partículas de polvo interplanetario cerca de la estrella. Los teóricos predijeron este efecto hace aproximadanmente un siglo, pero no fue posible verificarlo.

Una extrapolación de los datos muestra que, a aproximadamente 6 radios del sol, debe comenzar un área completamente libre de polvo. Si bien es inaccesible la observación directa de la sonda, esto debería ser posible después de aproximadamente un año, cuando el dispositivo se acerque mucho más a la estrella. La materia particulada que cae en esta parte del sistema debe ser completamente destruida por la radiación y llevada, convirtiéndose en parte del viento solar.

Otros descubrimientos

La corta distancia le permitió al Parker ver una serie de fenómenos que son demasiado pequeños o no lo suficientemente brillantes como para observar desde la Tierra. En particular, fue posible distinguir dos tipos de pequeñas erupciones: previamente conocidas y asociadas con remolques magnéticos, así como también se pronosticaron conjugadas con islas magnéticas de plasma.

También fue posible aislar una nueva clase de procesos de aceleración de partículas. Los científicos conocían dos: uno, más agudo que actúa principalmente sobre los electrones, y el segundo, gradual, que acelera los protones. Según las propiedades, el nuevo tipo de eventos resultó ser intermedio, al tiempo que generó especialmente muchos iones rápidos de elementos pesados.

Anteriormente, hemos escrito sobre la sonda más rápida jamás construida por los humanos. Por ejemplo, en agosto de este año el equipo a cargo de la misión publicó un impresionante video del viento solar

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Novedades

Hay señales tan claras que a veces se vuelven áridas, rígidas, tirantes. A los ríos recién se los escucha cuando ya no les queda saliva. Entonces nos toca hablar a nosotros, infelices que no creemos habiendo visto. El río Paraguay es el nuevo desoído, el siguiente muerto que nos sigue dando vida para continuar siendo hijos del rigor. Así es el ciclo ingrato del hombre contra el agua

Crónica de una sequía anunciada

El río Paraguay es el nuevo desoído, el siguiente muerto que nos sigue dando vida para continuar siendo hijos del rigor

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.