La llegada de los smartphones aumentó las lesiones en la cabeza y el cuello

Giphy.com 

Desde finales de la década de 2000, la cantidad de lesiones en la cabeza y el cuello mientras las personas usaban un teléfono móvil comenzó a crecer mucho más rápido que antes. Según un estudio publicado en JAMA Otolaryngology - Head & Neck Surgery, este crecimiento se correlaciona con la popularidad de los teléfonos inteligentes.

El contexto

El uso de smartphones se ha asociado durante mucho tiempo con el peligro y el riesgo de lesiones. Por ejemplo, en muchos países, el uso de un teléfono sin auriculares inalámbricos o dispositivos similares mientras se conduce está prohibido, porque los estudios muestran la relación entre el uso de teléfonos y el riesgo de accidentes.

Sin embargo, en la última década, los teléfonos analógicos han sido reemplazados casi por completo por smartphones, con los cuales los usuarios interactúan con más frecuencia y de manera diferente.

El hecho es que la función principal de los teléfonos analógicos es hacer llamadas, mientras que interactuar con un teléfono inteligente básicamente implica un contacto visual constante con el dispositivo, lo que dificulta el monitoreo del entorno externo, y potencialmente aumenta el riesgo de lesiones.

El nuevo estudio

Ahora, un equipo de científicos dirigidos por Boris Paskhover del Instituto Médico de Nueva Jersey en la Universidad de Rutgers realizó un estudio para determinar si el mayor uso de smartphones está asociado con un mayor riesgo de lesiones. Los autores del estudio trabajan en el departamento de cirugía de cabeza y cuello, por lo que se centraron específicamente en las lesiones asociadas con estas partes del cuerpo.

Los científicos han utilizado la base de datos NEISS, que rastrea las lesiones asociadas con tipos específicos de electrónica de consumo, y está diseñada específicamente para tales estudios. Los datos en la base de datos NEISS se recopilan de aproximadamente cien departamentos de emergencia en hospitales estadounidenses.

De esta base de datos, recopilaron datos sobre pacientes lesionados mientras usaban teléfonos móviles desde enero de 1998 hasta diciembre de 2017. Los científicos han filtrado los casos en los que la lesión no estaba directamente relacionada con el uso de un teléfono móvil (por ejemplo, cuando un paciente perdió el conocimiento mientras habla por teléfono).

Además, dividieron los casos restantes en dos tipos: lesiones directamente causadas por teléfonos, por ejemplo, si a un paciente le cayó un teléfono pesado en la cara, y lesiones asociadas con el uso de teléfonos, por ejemplo, cuando el usuario no miró el camino y cayó, tropezando con un obstáculo.

Los resultados

La muestra incluyó 2501 casos. Los investigadores señalan que si todos los hospitales de EE.UU. estuvieran en la base de datos, la muestra sería de aproximadamente 76 mil casos en el período de estudio.

El análisis mostró que hasta fines de la década de 2000 hubo un aumento moderado en las lesiones asociadas con el uso de teléfonos móviles, pero luego las estadísticas comenzaron a cambiar.

En el gráfico se puede ver que al principio hubo un fuerte aumento en 2007, y en 2008 y 2009 el número de lesiones registradas fue ligeramente menor y casi no creció. Pero desde 2010, el número de tales lesiones ha aumentado varias veces de 8,99 casos nuevos por millón de personas al año en 2007 a 29,19 en 2016:


El crecimiento de las lesiones asociadas con el uso de teléfonos móviles. 
Roman Povolotskiy et al. / JAMA Otolaryngology – Head & Neck Surgery, 2019

Un antes y después del iPhone

La mayoría de las lesiones se asociaron con el uso de teléfonos, y no fueron causadas directamente por ellos, pero en general, su parte del número total de lesiones es comparable. Los científicos señalan que el pico en 2007 coincide con el lanzamiento del iPhone, el primer smartphone exitoso y masivo en el mercado.

El aumento adicional en las lesiones, aparentemente, está asociado con el aumento general en la popularidad de los teléfonos inteligentes y el desplazamiento de los teléfonos analógicos.

Hay varios métodos disponibles para combatir el uso excesivo de smartphones. Por ejemplo, en China en 2014, comenzaron a probar las aceras con carriles separados para personas que usan teléfonos. Además, los propios fabricantes de teléfonos inteligentes están tratando de limitar su uso, permitiéndo deshabilitar las aplicaciones que llaman la atención.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.  

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.