Paciente termina generando espermatozoides ajenos luego de recibir un trasplante de médula ósea

Wikimedia Commons

Científicos estadounidenses han descubierto a un hombre que, después recibir un trasplante de médula ósea, las células donantes reemplazaron no solo su sangre, sino también sus espermatozoides, según The New York Times. A pesar de que el paciente se siente bien y no planea tener hijos, su historia muestra que el trasplante de médula ósea puede conducir a resultados imprevistos.

Lo que debes saber  

Una persona que recibe un trasplante de cualquier órgano, ya sea la piel, el riñón o la médula ósea, se convierte en una quimera: las células de dos genotipos diferentes comienzan a coexistir en sus tejidos.

Esto en sí mismo no amenaza nada, a menos que ocurra un rechazo inmune. En el mismo caso, cuando los genotipos son similares, como es el caso de parientes o pares de donantes-receptores cuidadosamente seleccionados, las células pueden coexistir pacíficamente lado a lado durante décadas.

El quimerismo natural ocurre, por ejemplo, durante el embarazo: la madre y el feto intercambian células, y luego permanecen en los tejidos durante mucho tiempo. Además, las personas pueden convertirse en quimeras incluso antes del nacimiento si reciben sus células gemelas.

En la mayoría de estos casos, el porcentaje de quimerismo es bajo y las células extrañas no se muestran de ninguna manera, por lo tanto, son invisibles a menos que los marcadores genéticos las busquen específicamente.

El caso

Durante el trasplante de células sanguíneas hematopoyéticas, éstas pueden desplazar las células huésped de la médula ósea en su totalidad o en parte, pero hasta ahora se creía que esto no afectaban a otros tejidos. Un nuevo caso muestra que en esta área la escala de las consecuencias puede ser muy diferente.

En 2014, los médicos le detectaron leucemia mieloide aguda a un científico forense estadounidense Chris Long y le recetaron un curso de quimioterapia y luego le realizaron un trasplante de médula ósea. Después de eso, Long logró recuperarse por completo.


Fragmento de la presentación de Long y Romero. 
Los New York Times

Los colegas forenses de Long se interesaron en las posibles consecuencias del trasplante: sospecharon que las células extrañas podrían afectar los resultados de sus pruebas de ADN. Ante la insistencia de sus colegas, Long entregó una muestra de epitelio bucal (raspado de la mejilla) antes del procedimiento, y después de esto también se tomaron células de otros lugares: sangre, mejillas, labios, lengua, cabello y esperma.

Quimerismo

Según los datos obtenidos por los expertos forenses, Long resultó ser una quimera desproporcionada: en cuatro meses su sangre fue reemplazada por completo por células donantes, en este sentido, el trasplante fue exitoso.

Además, aparecieron células extrañas en los tejidos de la cavidad oral: cuatro años después del trasplante de médula ósea, el 9% de las células donantes aparecieron en la mejilla de Long. Había más de ellas en el epitelio de la lengua y los labios: 25% y 34%, respectivamente. Casi no se encontraron células quiméricas en el cabello: solo aparecieron trazas de ADN extraño al cuarto año después del procedimiento. Pero el esperma de Long fue donado al 100%.


Fragmento de la presentación de Long y Romero. 
Los New York Times

No se sabe cómo las células hematopoyéticas lograron extenderse tanto sobre el cuerpo del paciente. Long y sus colegas creen que las podrían ingresar a la cavidad oral junto con la sangre a través de las heridas que surgieron allí durante el tratamiento. Las células donantes en el cabello son más difíciles de explicar: es posible que Long en algún momento se rascara o se arrancara el cabello.

Las células sexuales

Finalmente, no está completamente claro cómo aparecieron las células sanguíneas dentro de los testículos. El médico tratante Long relata esto con el hecho de que el hombre se sometió a un procedimiento de vasectomía. Después de esto, se suspende su propia espermatogénesis, y las células que, sin embargo, se forman, se comen los macrófagos.

Después de la quimioterapia, que se realizó antes del trasplante, los precursores de esperma pueden haber muerto y las células hematopoyéticas pudieron haber tomado su lugar. También se sabe que, bajo ciertas condiciones, las células madre sanguíneas pueden diferenciarse en diferentes direcciones, incluidas las células germinales.

Para el propio Long, su quimerismo no tendrá ninguna consecuencia. Además, no está en peligro de tener hijos “de su donante” ya se sometió a una vasectomía y ya no planea tener descendencia.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.