Navidad 2019: lo que la historia (realmente) nos dice sobre Jesús

Pixabay

Puedo estar a punto de arruinar tu Navidad. Lo siento, pero la verdad es que aquellos juegos y representaciones en los que tus adorables hijos visten oropel y alas de ángel…se parecen poco a lo que realmente sucedió.

Menos tu típica tarjeta de Navidad con un Belén ‘pacífico’. Estas son tradiciones, compilaciones de diferentes relatos que reflejan una piedad cristiana posterior. Entonces, ¿qué pasó realmente en la llamada “primera Navidad”?

En primer lugar, el día real de nacimiento de Jesús no fue el 25 de diciembre. La fecha en que celebramos fue adoptada por la iglesia cristiana como el cumpleaños de Cristo en el siglo IV. Antes de este período, diferentes cristianos celebraban la Navidad en variadas fechas.

Contrariamente a la creencia popular de que los cristianos simplemente se adaptaron al festival pagano, el historiador Andrew McGowan argumenta que la fecha tuvo más que ver con la crucifixión de Jesús en las mentes de los antiguos teólogos. Para ellos, vincular la concepción de Jesús con su muerte nueve meses antes del 25 de diciembre era importante para subrayar la salvación.

 

La posada

Solo dos de los cuatro evangelios en la Biblia hablan sobre el nacimiento de Jesús. Lucas cuenta la historia del ángel Gabriel apareciéndosele a María, el viaje de la pareja a Belén debido a un censo y la visita de los pastores. En la famosa canción de alabanza de María (Magnificat), se relata su visita a su prima Isabel, su propia reflexión sobre los acontecimientos, se habla de muchos ángeles y la famosa posada de poco espacio.

La posada “sin habitación” es uno de los aspectos peor entendidos históricamente de la historia de Navidad. El académico de la Australian Catholic University (ACU) Stephen Carlson escribe que la palabra kataluma (a menudo traducida como “posada”) se refiere a los cuartos de huéspedes. Lo más probable es que José y María se quedaran con familiares, pero la habitación de invitados era demasiado pequeña para el parto y, por lo tanto, Mary dio a luz en la sala principal de la casa donde también se podían encontrar pesebres.

Por lo tanto, Lucas 2: 7 podría traducirse “ella dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió y lo posó en el comedero porque no había espacio suficiente en la habitación de invitados”.

 

Los sabios

El evangelio de Mateo cuenta una historia similar sobre el embarazo de María, pero desde una perspectiva diferente. Esta vez, el Ángel se le aparece a José para decirle que su prometida, Mary, está embarazada, y que debe casarse con ella porque es parte del plan de Dios.

Mientras que Lucas relata que los pastores visitan al bebé, una señal de la importancia de Jesús para la gente común, Mateo narra que los reyes magos del este traen los regalos de Jesús. Probablemente no había tres magos y no eran reyes. De hecho, no se menciona el número de los magos, podría haber habido dos o 20 de ellos. La tradición de tres proviene de la mención de tres regalos: oro, incienso y mirra.

Los magos visitan a Jesús en una casa (no en una posada o establo) y su visita es tan tardía como dos años después del nacimiento. Mateo 2:16 registra las órdenes del rey Herodes de matar bebés hasta la edad de dos años. Esta demora es la razón por la cual la mayoría de las iglesias cristianas celebran la visita de los magos en la Epifanía el 6 de enero.

Aún más ausentes en estos relatos bíblicos están María montada en un burro, y los posteriores animales reunidos alrededor del niño Jesús. Los animales comienzan a aparecer en el arte de la natividad en el siglo IV d. C., posiblemente porque los comentaristas bíblicos de la época usaron Isaías 3 como parte de su polémica antijudía para afirmar que los animales entendieron el significado de Jesús de una manera que los judíos no.

Cuando los cristianos de hoy se reúnen alrededor de una cuna o instalan un belén en sus hogares, continúan una tradición que comenzó en el siglo XII con Francisco de Asís. El santo trajo una cuna y animales a la iglesia para que todos los que adoraran pudieran sentirse parte de la historia. Así nació una tradición popular. El arte posterior que muestra la adoración del niño Jesús refleja una espiritualidad devocional similar.

 

Una navidad radical

Si reducimos la historia a su núcleo bíblico e histórico, eliminando el establo, los animales, los ángeles querubines y la posada, ¿con qué nos quedamos?

El Jesús de la historia era hijo de una familia judía que vivía bajo un régimen foráneo. Nació en una familia extensa que vivía lejos de casa y sus padres huyeron de un rey que intentó matar a su hijo porque representaba una amenaza política.

La historia de Jesús, en su contexto histórico, es una de terror humano y misericordia divina, de abuso humano y amor divino. Es una historia que afirma que Dios se hizo humano en la forma de alguien vulnerable, pobre y desplazado para desvelar la injusticia del poder tiránico.

Si bien no hay nada de malo en la devoción de la tradición cristiana, un belén blanco corre el riesgo de perderse los aspectos más radicales de la historia de Navidad. El Jesús descrito en la Biblia tenía más en común con los hijos de refugiados que la mayoría de los feligreses del mundo. Él también era un bebé de piel morena cuya familia del Medio Oriente fue desplazada debido al terror y la agitación política.

La Navidad, en la tradición cristiana, es una celebración de que Dios se hace humano como un regalo de amor. Disfrutar de adorables, aunque históricos, recreaciones navideñas y todas las otras maravillas de la temporada es una forma de deleitarse con este regalo.

Pero si nos centramos nostálgicamente en un bebé mientras ignoramos a los numerosos bebés que sufren en todo el mundo debido a la política, la religión y la pobreza, perdemos todo trasfondo histórico de la Navidad.

, Catedrática en Estudios Bíblicos de la University of Divinity.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Puede encontrarlo en el siguiente enlace.

Traducido y adaptado por Ulises Lima.

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.