Una terapia genética ayudó a ratones a combatir la enfermedad neurodegenerativa “demencia del boxeador”

PxHere 

Científicos estadounidenses han desarrollado una nueva forma de lidiar con la encefalopatía traumática crónica (ETC), una enfermedad neurodegenerativa que provoca lesiones cerebrales permanentes. En un experimento en ratones, forzaron a sus células a producir anticuerpos contra la proteína tau, que causa síntomas de ETC. Los resultados fueron publicados en Human Gene Therapy.

Lo que debes saber

La encefalopatía traumática crónica, que originalmente se llamaba “demencia pugilística” o “demencia del boxeador”, es una enfermedad neurodegenerativa causada por lesiones frecuentes en la cabeza, similar a la enfermedad de Alzheimer.

Las lesiones permanentes en la cabeza provocan inflamación crónica, que a su vez conduce a la aparición de depósitos anormales de proteínas tau en las neuronas, los astrocitos y alrededor de los vasos sanguíneos en todo el cerebro, lo que conduce a la muerte de sus células. Los síntomas típicos de la ETC son depresión, pérdida de memoria, demencia y comportamiento suicida.  

Algunas propuestas

Actualmente, no existe una terapia específica dirigida a este mal. Anteriormente, los científicos intentaron tratar sus manifestaciones mediante la introducción de anticuerpos contra la proteína tau en el cuerpo.

Los experimentos en ratones dieron buenos resultados, sin embargo, apenas tiene sentido utilizar esta técnica en humanos, ya que este enfoque mostró resultados muy moderados en el caso de la enfermedad de Alzheimer. Como han demostrado los experimentos, la barrera hematoencefálica pasa al cerebro no más del 0,5% de los anticuerpos introducidos.

La nueva terapia

Ahora, Ronald Crystal del Colegio de Medicina Weil Cornell en Nueva York y sus colegas sugirieron que este problema puede resolverse obligando al paciente a producir de forma independiente anticuerpos contra la proteína tau. Para esto, es necesario introducir en el sistema nervioso central utilizando vectores virales un gen que codifique anticuerpos.

Para probar esta hipótesis, los científicos realizaron un experimento en ratones transgénicos de la línea C57BL/6 a la edad de 8-10 semanas. Los animales recibieron analgésicos, colocados en un marco de fijación especial donde recibieron golpes en la cabeza: dos golpes por día con un intervalo de 6 horas durante 5 días. Después de eso, se observó el estado de los ratones durante el día, y si mostraban trastornos graves: parálisis parcial, apnea, otros síntomas, se los excluía del experimento.


Proteína Tau en el cerebro de un ratón del grupo de control (izquierda) y en el ratón que recibió golpes.
Ronald G. Crystal y col. / Human Gene Therapy
 

Los resultados

Tres semanas después de la sesión de golpes, los ratones restantes (38) fueron inyectados directamente en el hipocampo con un vector viral, el virus adenoasociado AAVrh.10, que contenía la secuencia que codifica los anticuerpos de la proteína tau.

Otros 10 ratones que se sometieron a accidentes cerebrovasculares desempeñaron el papel de un grupo de control y no recibieron virus, y un grupo de otros 10 ratones no recibió accidentes cerebrovasculares ni tratamiento. Después de un cierto período de tiempo (de 6 semanas a 6 meses después de la terapia), se sacrificó a los ratones y se examinó el cerebro mediante microscopía de fluorescencia.

Los resultados del estudio mostraron que en los ratones tratados con virus, el cerebro mostró significativamente menos proteína tau que en ratones del grupo de control, o en ratones que recibieron virus “vacíos”, sin la secuencia genética que codifica los anticuerpos contra una proteína tau.

 
Proteína tau en el cerebro de ratones que reciben terapia génica (izquierda), que reciben virus "vacíos" (en el medio), en el grupo de control que no recibe terapia.
Ronald G. Crystal y col. / Human Gene Therapy

Los autores del estudio creen que este método permitirá desarrollar una nueva estrategia diseñada para prevenir el desarrollo de encefalopatía traumática crónica en personas que han sufrido lesiones. Hemos escrito extensamente sobre el tema en la siguiente nota: “Al Superbowl, Super NO”.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.