Las personas se dividen en 4 grupos según su tipo de envejecimiento

Pixabay 

Científicos estadounidenses han descubierto cientos de sustancias en la sangre humana, cuya concentración puede cambiar naturalmente con la edad. Descubrieron que es difícil distinguir marcadores inequívocos de edad biológica: siempre habrá personas que no se ajusten a la regla general. Pero todos estos marcadores se pueden dividir en 4 grupos. El trabajo fue publicado en Nature Medicine

Contexto

Desde hace algunos años, los investigadores están buscando un marcador para determinar la edad biológica. Intentaron evaluarlo por las arrugas en la piel, y por la cantidad de sustancias individuales en la sangre, y por la microbiota intestinal, y por el grado de torsión del ADN en las células.

Sin embargo, ninguna de estas propuestas ha demostrado ser universal. Se puede ofrecer tres explicaciones para esto: o aún no se ha encontrado, o la edad debe estimarse mediante la suma de varios parámetros, o no existe un marcador universal, y cada persona envejece a su manera.

El estudio

Para averiguar si se puede rastrear la tendencia general del envejecimiento en la composición de la sangre, un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford dirigido por Michael Snyder trabajó con un grupo de 106 personas sanas y personas con prediabetes de entre 29 y 75 años.

Durante cuatro años, cada uno de las personas se sometió a análisis de sangre, y los científicos buscaron biomarcadores en ellos que se asociarían con cambios personales relacionados con la edad en una persona, las características de una u otra edad en diferentes personas y las diferencias entre el metabolismo saludable y la prediabetes.

Para empezar, los científicos buscaban sustancias cuya concentración pueda predecir la edad de una persona. Encontraron 184 de estos marcadores biológicos. Pero cuando comenzaron a verificar cómo sus concentraciones cambian con el tiempo para cada sujeto individualmente, descubrieron que las leyes comunes a todos no se cumplían por todas las personas. Tanto para estos 184 marcadores como para otros marcadores de edad conocidos, los cambios resultaron ser estrictamente opuestos a la tendencia general.

Cuatro marcadores

Los investigadores sugirieron que las características de la dinámica de los marcadores pueden estar asociadas con las enfermedades de una persona en particular. De hecho, cuando compararon los marcadores que cambian con la edad en personas sanas y pacientes con prediabetes, descubrieron que algunos cambios son característicos solo de uno o solo de otros.

Al mismo tiempo, los intentos de encontrar otros patrones en la dinámica de los marcadores no condujeron a nada: los científicos no pudieron encontrar una relación entre las sustancias, cuya cantidad varía con el tiempo y el índice de masa corporal, las drogas, la actividad física y la dieta de las personas.

La excepción fue solo unos pocos casos cuando los sujetos durante se pusieron a dieta o perdieron exceso de peso el periodo de observación. Este cambió hizo que sus indicadores “mejoraran”, es decir, comenzaron a corresponder a una edad biológica más baja.

Con base en estos resultados, los científicos concluyeron que la trayectoria del envejecimiento en los humanos está determinada no tanto por factores externos como por factores internos, por ejemplo, el historial genético o médico.

Sugirieron que los sujetos se pueden dividir en varios tipos de envejecimiento. Para hacer esto, recolectaron 608 marcadores (marcadores que cambiaron con al menos 6 participantes) y los dividieron en cuatro grupos dependiendo de los procesos fisiológicos con los que están asociados: inmunidad, metabolismo, insuficiencia renal y función hepática.

Utilidad a futuro 

Resultó que cada participante en el estudio muestra cambios relacionados con la edad en al menos uno de estos grupos marcadores. Para alguien, por ejemplo, fue posible rastrear la dinámica solo en el grupo de insuficiencia renal y para alguien en los cuatro grupos.

Por lo tanto, los científicos han demostrado, por un lado, que los procesos de envejecimiento son muy heterogéneos y, por otro, que, a pesar de esto, siguen caminos fijos. Se puede imaginar que en el futuro, al dividir a las personas por tipo de envejecimiento, los investigadores podrán predecir mejor su deterioro de la salud o elegir el tratamiento para la vejez, que también puede ser diferente para cada paciente.

Hasta ahora, solo se conoce un ensayo clínico, durante el cual se redujo la edad biológica de una persona. Es cierto que aún no está claro si esto se aplica a todo el cuerpo del paciente o a las células sanguíneas. Pero recientemente, los científicos han descubierto que el envejecimiento de una persona comienza desde el comienzo del desarrollo, es decir, incluso antes del nacimiento.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.