La renovación de las tragamonedas online: historias están quitándole terreno a experiencias lúdicas tradicionales

Los casinos online se renuevan y aparecen nuevos actores en el 2020.
Pixabay

En un mundo siempre cambiante la premisa es clara: renovarse o morir. La industria de los juegos de azar lo sabe bien. Lleva décadas adaptándose a todo tipo de regulaciones completamente heterogéneas y dispares. En lo que respecta al juego es fácil identificar las necesidades de los usuarios; pero lo realmente difícil es plantear una estrategia de mercado cuando respondes a una mezcla de intereses políticos, económicos y sociales.

En el plano social la sociedad ha convenido que el fomento del juego responsable y la persecución de las malas praxis es una prioridad. Y como no podía ser de otra forma, toda prioridad social acaba desembocando, de una manera o de otra, en la aparición de una agenda política que intentará transformar la necesidad en votos.

Durante la última década este tema, que curiosamente no entiende del tradicional eje izquierda-derecha, ha ido creciendo en las agendas de los partidos de países de todo el mundo. Y es que la industria del juego vive un proceso de cambio y revolución evidente. No hay más que pararse un momento a leer los datos de la Dirección General de Juegos y Sorteos en México, o de la Dirección General de Ordenación del Juego en España para darse cuenta de que el sector está experimentando un crecimiento abrumador.

Esta revolución se debe en gran medida a la consolidación del juego online. Esta forma telemática de jugar a través de la red de redes no es ajena a la industria. A finales de los 90 ya existían desarrolladores que permitían el acceso a juegos de azar en línea, no obstante, debido a la nula regulación y a lo primitivo de la tecnología de aquella época, no eran consideradas como una opción apetecible por los usuarios de estos juegos.

A partir de la década del 2010 el panorama empezó a cambiar por completo. La disposición de una tecnología no sólo capaz de emular los juegos de azar tradicionales, sino de mejorarlos, incrementó notoriamente el interés de los jugadores por esta modalidad. Un paradigma que obligó a los distintos gobiernos a crear un marco regulatorio que los desarrolladores deban seguir al pie de la letra.

Es por ello por lo que, con todos los ingredientes sobre la mesa, el crecimiento meteórico del juego online no es más que la consecuencia directa de la satisfacción a las necesidades del jugador del siglo XXI. Un caso especialmente visible en los desarrolladores de tragamonedas, que han sabido leer perfectamente a su nicho de mercado.

Hasta ahora asociábamos las máquinas tragamonedas a establecimientos como bares, casinos o salones de juego. Y si bien no parece una imagen condenada a desaparecer a corto plazo, se trata de un modelo que se va quedando anticuado. En España, por ejemplo, las cifras reflejan que el 55% del volumen del sector proviene de las máquinas tragamonedas situadas en establecimientos de hostelería. Sin embargo, aunque a primera impresión parezca una cifra alta, se trata de un dato que cae año tras año.

Existen razones tanto por parte de los desarrolladores como de los jugadores que explican este cambio de tendencia. Por un lado, los desarrolladores de tragamonedas evitan compartir el 50% de la recaudación con el hostelero al que cede sus máquinas, además de recortar gastos en mantenimiento e impuestos asociados a este tipo de colaboraciones. El jugador online, por su parte, es capaz de realizar su actividad bajo tres de los pilares más importantes para el ciudadano moderno: La ubicuidad, la flexibilidad y la privacidad.

La capacidad de jugar en cualquier lugar, a cualquier hora y en la intimidad son atractivos inherentes a internet que los proveedores han sabido aprovechar. La variedad en los métodos de pago y cobro de premios también es otro factor fundamental en la expansión de este modelo de negocio.

En este contexto nacen desarrolladores exclusivamente dedicados a la creación de software de máquinas tragamonedas y otros juegos de azar. Wagermill, Microgaming, OpenBet, NetEnt, Gamevy o Igrosoft son algunas de las compañías que han llegado para añadir un toque de aire fresco a una industria en plena renovación.

Estas empresas se caracterizan por proporcionar historias y mecánicas alejadas de las tragamonedas tradicionales de bares y casinos. Las temáticas erótico-festivas y aventureras han dejado de ser la norma y dan paso a nuevas narrativas mucho más variadas. Y es que las tragamonedas hace tiempo que dejaron de ser analógicas. Ahora son básicamente videojuegos y, por tanto, ofrecer un gameplay innovador es la forma de marcar la diferencia frente a tus competidoras.  Por este motivo cada vez son más las desarrollaras que ponen el foco en inventar nuevas mecánicas aleatorias que generen nuevos tipos de bonus atractivos para el jugador.

En este punto es difícil discernir en qué punto se asentará esta industria. Pero lo que está claro es que los nuevos desarrolladores están marcando el camino a seguir.

 

Ulises Lima

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.