El olor de una mujer excitada es atractivo para los hombres, encuentra estudio

PxFuel 

Científicos del Reino Unido y EE.UU. descubrieron que el sudor de una mujer excitada es más atractivo para los hombres que el sudor producido en un estado tranquilo y neutral. Por lo tanto, el sentido del olfato puede considerarse como un sistema de comunicación que transmite señales necesarias para el éxito reproductivo, escriben los científicos en Archives of Sexual Behavior.

El olfato

A pesar de que el sentido del olfato está lejos de ser la forma más importante de comunicación humana, todavía se usa para transmitir información. En primer lugar, el olor sirve para informar sobre la salud de una persona y la calidad de su higiene personal, pero también puede transmitir otra información. Por ejemplo, un estado de miedo conduce a un aumento de la sudoración, que otros pueden sentir.

Al mismo tiempo, los animales que usan el sentido del olfato como una de las principales formas de comunicación, también lo usan para trasmitir información clave para su supervivencia - como la preparación para el apareamiento. En forma muy simplificada, dicha comunicación existe en los humanos: los hombres, por ejemplo, determinan por su olor a mujeres más o menos atractivas, por lo tanto, el olor puede afectar el éxito reproductivo femenino.

¿Y en los humanos?

Sin embargo, no está claro si los hombres pueden determinar por el olfato, la preparación condicional de una mujer para las relaciones sexuales; en otras palabras, si se puede detectar la excitación a través de este sentido.

Ahora, Arnaud Wisman de la Universidad de Kent e Ilan Shrira de la Universidad de Pennsylvania decidieron responder a esta pregunta. Para hacer esto, le pidieron a 11 mujeres que proporcionaran muestras de sudor en dos condiciones: en la primera vieron un documental sobre la construcción de un puente, y en la segunda vieron varias escenas de la película erótica “Nueve canciones”.

Así mismo, se le pidió a todas los participantes que se abstuvieran de fumar, beber alcohol y alimentos picantes 48 horas antes del experimento, y que también se limpiaran las axilas con un paño húmedo inodoro antes de recolectar la muestra con el disco de algodón adjunto. Además, también se recolectaron muestras de sudor durante la actividad física: se les pidió a las participantes que pedaleen durante tres minutos. La excitación de las mujeres durante el muestreo también se evaluó mediante cuestionarios especiales.

Los experimentos

El primer experimento involucró a 24 hombres heterosexuales. Cada uno de ellos recibió muestras del olor de las mujeres en un estado excitado y no excitado (el resultado de la encuesta confirmó esta relación). A pesar de que los hombres pensaban que ambos olores eran igualmente fuertes, consideraban que el olor a sudor de una mujer excitada era más atractivo (p = 0.01).

El segundo experimento involucró a 32 hombres heterosexuales, y 6 mujeres que proporcionaron muestras de olor. La tarea era exactamente la misma que en el experimento anterior, pero con una excepción: después de la prueba olfativa, los hombres tenían que evaluar subjetivamente su propia excitación sexual.

Los científicos, en primer lugar, lograron reproducir los resultados del experimento anterior (los participantes también consideraron que el olor de las mujeres al mirar un video erótico era más atractivo), y en segundo lugar, demostraron que, en respuesta al olor de una mujer sexualmente excitada, los hombres se sentían más excitados que en respuesta al olor habitual (p = 0.008).

Finalmente, en el tercer experimento (35 participantes masculinos y 7 mujeres que proporcionaron muestras de sudor), los científicos examinaron cómo el olor afecta el deseo de un hombre de tener relaciones sexuales en comparación con otras señales.

A diferencia de los dos experimentos anteriores, en el tercero, los científicos usaron no solo escenas de la película “Nueve Canciones”, sino también recortes del libro “50 Sombras de Grey”, cortos de la película “Super Mike” y fotografías eróticas de conjunto de datos para evaluar reacciones emocionales en experimentos conductuales. Todos los estímulos fueron igualmente efectivos para estimular a las mujeres.

Después de la prueba olfativa, a los hombres se les mostraron fotografías de diferentes mujeres, incluyendo “vestidas abiertamente” y “sentadas en poses abiertas”. Los participantes se mostraron subjetivamente más atraídos por las fotografías de esas mujeres, y este indicador fue significativamente (p = 0.027) más alto después de una prueba olfativa con el olor de una mujer excitada.

Las conclusiones

Los autores concluyeron que el sudor femenino puede transmitir una señal de excitación sexual hacía los hombres y, a su vez, cambiar su respuesta conductual: provocar excitación y una evaluación del atractivo. El sentido del olfato, por lo tanto, puede ser de hecho otro sistema para transmitir una señal de preparación reproductiva.

El hecho de que los hombres sean sensibles al olor de una mujer excitada, según los científicos, no es sorprendente: evolutivamente, los hombres están más preocupados por la regulación de su propio éxito reproductivo.

El reconocimiento primario de los olores en el cerebro humano es responsable de una estructura de pares pequeños: los bulbos olfativos. Por lo general, su ausencia conduce a la anosmia, pero el año pasado, los científicos descubrieron varios pacientes que pueden oler sin bulbos olfativos: todos resultaron ser mujeres, y la mayoría de ellos son zurdos.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.