El coronavirus utiliza una “puerta” celular similar a la de la malaria y esta podría ser el secreto para combatirlo

Pleiotrope / Wikimedia Commons 

Investigadores chinos han descubierto otro objetivo para el coronavirus SARS-CoV-2 en la superficie de las células humanas: la proteína CD147. Al bloquear esta proteína, los investigadores lograron detener la propagación del virus en el cultivo celular. Los ensayos clínicos del fármaco de bloqueo correspondiente ya han comenzado. El trabajo fue publicado en el portal de preimpresión bioRxiv.

El proceso de infección celular

El coronavirus SARS-CoV-2 se puede combatir de dos formas; tratando de evitar que se multiplique dentro de las células o estimulando los propios sistemas de defensa celular. Sin embargo, hay otra forma: bloquear el ingreso del virus a las células.

El ataque del virus en el objetivo comienza cuando este se adhiere con sus proteínas de superficie a las proteínas en la membrana celular. Luego, la membrana del virus se fusiona con la célula, y el contenido interno de la partícula viral (gen de ARN) entra en la célula.

Hasta ahora, se pensaba que el SARS-CoV-2, al igual que su predecesor, el SARS-CoV, el agente causante del SARS, se unía mejor con la proteína celular ACE2. Sin embargo, el nuevo coronavirus tiene cuatro proteínas de superficie, por lo que es lógico suponer que tendrá varios objetivos, es decir, puntos de unión a la célula.

Una segunda puerta

Ahora Ke Wang, junto con colegas de la Cuarta Universidad Médica Militar en Xi'an, describió otra “puerta” que el SARS-CoV-2 puede usar. En 2005, después de un brote de SARS, notaron que el SARS-CoV podía unirse al receptor CD147 en la superficie celular. Esta es una proteína de la familia de las inmunoglobulinas. Aparentemente, tiene varias funciones: por ejemplo, comienza el trabajo de las metaloproteinasas, que reconstruyen la sustancia extracelular en los tejidos.

Debido a que se descubrió que el objetivo anterior, la proteína ACE2, era común en dos virus, los investigadores sugirieron que el nuevo coronavirus también se uniría a CD147.

Para probarlo, los investigadores infectaron un cultivo celular de riñón humano con coronavirus. Luego lo trataron con anticuerpos anti-CD147 y midieron el número de células dañadas, así como la concentración de genomas virales en el medio de cultivo. Resultó que con una concentración de anticuerpos de 3 μg/ml, era posible lograr casi el 100% deteniendo la propagación del virus entre las células.

Luego, los autores mostraron mediante el análisis de inmunofluorescencia que la proteína de superficie del coronavirus SP y CD147 pueden interactuar entre sí. Y finalmente, las células infectadas con el coronavirus se tiñeron con anticuerpos contra estas proteínas. Encontraron que las proteínas SP y CD147 estaban cerca dentro de las células, lo que confirma la suposición de que CD147 puede ayudar al virus a penetrar en las células.


A la izquierda: una célula renal infectada con un coronavirus. La flecha negra indica una partícula viral dentro de la célula. A la derecha: la localización de la proteína viral SP (flecha roja) y CD147 (flecha amarilla).
Wang et al. / bioRxiv, 2020

Una proteína ya conocida

El CD147 es un objetivo no solo para los coronavirus, sino también para la malaria: es precisamente esta molécula en la superficie de los glóbulos rojos que la malaria plasmodium “atrapa”. Por lo tanto, el bloqueador de anticuerpos CD147 ha existido durante mucho tiempo en forma de varias drogas.

Paralelamente a la publicación de datos científicos, los científicos chinos comenzaron un ensayo clínico de estos medicamentos. Creen que cerrar esta “puerta” es más lógico que la anterior. El bloqueo de ACE2 está plagado de diversos efectos secundarios, incluidos los pulmones, que ya sufren más durante la infección. Al mismo tiempo, el bloqueo de CD147, en su opinión, no debería causar tales consecuencias.

Anteriormente, los médicos chinos ya han utilizado células madre para tratar la neumonía por SARS-CoV-2. De manera paralela, todos nosotros podemos hacer algo para los más vulnerables a la enfermedad: aplanar la curva a través del distanciamiento social

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.