Coronavirus: así se usa la IA, ciencia de datos y tecnología para combatir la pandemia

El 26 de febrero se presentó el primer caso de COVID-19 en América Latina. Desde entonces la presencia del popular coronavirus ha sido confirmada en 17 países de toda la región: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, Honduras, México, Panamá, Perú, Republica Dominicana, Paraguay, Venezuela, Uruguay y Guatemala.

Este fin de semana, algunos países de la región anunciaron medidas más drásticas para frenar el avance de esta enfermedad, la cual podría hacer colapsar sus débiles sistemas de salud. Como ejemplo, Perú declaró en estado de emergencia todo su territorio, cerrando sus fronteras y anunciando un aislamiento social obligatorio. Sin embargo, aun si los demás países imitan estas medidas, ¿serán suficientes para América Latina?

Al otro lado del mundo tenemos a China, un país que invierte mucho en ciencia y tecnología. Cuando el virus empezó a propagarse por todo su territorio, tuvo la capacidad de apoyarse en su fuerte sector tecnológico, especialmente en la inteligencia artificial (IA), la ciencia de datos y otras tecnologías que ayudan a detectar y rastrear la enfermedad.

Según Forbes, compañías como Alibaba, Baidu, Huawei y otras más impulsaron iniciativas relacionadas a la salud. Como consecuencia, estas empresas tecnológicas pudieron trabajar de forma integrada con médicos, académicos y entidades gubernamentales para frenar el rápido avance del coronavirus.

En ese sentido, aquí presentamos algunas formas en que la inteligencia artificial, la ciencia de datos y otras tecnologías se están usando actualmente para combatir el COVID-19.

AI para rastrear brotes

Rastrear donde habrá un brote de un virus puede ayudarnos a tomar medidas preventivas para evitar el contagio. Cuando una IA se entrena con informes de noticias, redes sociales y documentos gubernamentales, puede aprender a detectar cuándo habrá un brote.

Esto no es ciencia ficción. La startup canadiense BlueDot ofrece el servicio: rastreo y anticipación de riesgos de enfermedades infecciosas. De hecho, su inteligencia artificial advirtió sobre la amenaza nueve días antes que la Organización Mundial de la Salud emitiera un comunicado advirtiendo a las personas sobre la aparición de un nuevo coronavirus.

IA para detectar el virus en personas

La inteligencia artificial también puede ayudar a los trabajadores de salud a detectar y controlar la enfermedad de manera eficiente. Esto es lo que se hace en hospitales como el de Zhongnan, los cuales se ayudan en una IA para detectar signos típicos o parciales de COVID-19. El software en mención fue desarrollado por la startup china Infervision con ayuda de un programa que impulsa startups de NVIDIA.

Por otro lado, el gigante tecnológico chino Alibaba anunció un nuevo sistema de inteligencia artificial que podía detectar el coronavirus en segundos con un 96% de precisión.

Drones para entrega de suministros médicos

Una de las maneras más rápidas y seguras para entregar suministros médicos es mediante drones. Terra Drone, por ejemplo, está utilizando sus vehículos aéreos no tripulados para transportar muestras médicas y material de cuarentena con un riesgo mínimo entre el centro de control de enfermedades del condado de Xinchang y el Hospital Popular en China.

El uso de drones también podría ser útil para vigilar las calles y hacer cumplir los mandatos de cuarentena que algunos países han implementado.

Uso de robots

Los robots no pueden contraer la enfermedad, por lo que en China están ayudando a limpiar, esterilizar, entregar medicamentos y alimentos con el objetivo de reducir el contacto entre humanos.

Los robots de Blue Ocean Robotics utilizan luz ultravioleta para matar de forma autónoma bacterias y virus, ayudando de manera significativa a luchar contra el coronavirus.

IA para desarrollar tratamientos y medicinas

DeepMind de Google utilizó sus algoritmos y potencia computacional para revelar qué proteínas están presentes en este coronavirus y publicó los hallazgos para ayudar a desarrollar tratamientos.

Por otro lado, BenevolentAI utiliza su inteligencia artificial actualmente para apoyar en los esfuerzos que se dan en todo el mundo para tratar el coronavirus. Hasta el momento ha utilizado sus capacidades predictivas para proponer medicamentos existentes que podrían ser útiles.

IA para el control de personas infectadas

China tiene un poderoso sistema de vigilancia en la mayor parte de su territorio, el cual muchas veces ha sido criticado. Sin embargo, esta vez, gracias a las cámaras, la inteligencia artificial en reconocimiento facial y la detección de temperatura, el país asiático tiene el poder de identificar a cualquier ciudadano que camine por las calles con fiebre y tenga más posibilidades de tener el virus.

Además, el gobierno chino también desarrolla un sistema de monitoreo que utiliza grandes bases de datos para evaluar el riesgo de cada individuo en función de su historial de viajes. De esta manera se conoce si la persona estuvo en un punto crítico de infección o si estuvo expuesto a personas que portan el virus. Luego a los ciudadanos se les asigna un color, a través de las aplicaciones WeChat o AliPay, que indica si deben permanecer en sus casas o pueden ser salir a las calles.

Supercomputadoras para encontrar una vacuna

La tecnología actual nos permite acceder a poder computacional en la nube y en supercomputadoras. Las compañías tecnológicas más grandes, como Tencent, DiDi y Huawei cuentan con este tipo de tecnologías que aceleran el desarrollo de una vacuna para este coronavirus.

La ventaja de estos sistemas es que pueden ejecutar cálculos y simular diferentes situaciones de forma mucho más rápida que lo haría una computadora convencional.

En casos de emergencia, como el que vivimos ahora gracias al COVID-19, la tecnología puede estar de nuestro lado; sin embargo, la situación de América Latina es diferente. Probablemente en la región no podremos adoptar medidas tecnológicas ideales para combatir esta pandemia, pero ¿podremos hacerlo para la siguiente? ¿y la siguiente?

 

Adrian Díaz

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma
Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista 
N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.