El coronavirus fue producto de la evolución natural no de un laboratorio, encuentra investigación

Pixabay 

Aunque los medios suelen referirse al coronavirus de Wuhan como Covid-2019, el nombre oficial conferido al virus por la International Committee on Taxonomy of Viruses es el de SARS-CoV-2. Más bien, la enfermedad asociada a este virus es la llamada CoVid-2019, del inglés Corona(Co) Virus(Vi) Disease(d).

Se ha debatido bastante sobre su origen, si fue producto de una mutación de virus de serpiente y murciélago, incluso, la desinformación ligada a teorías de conspiración y la mala intención política de mentalidad nacionalista han persistido en oscurecer su origen.

Por una parte, altas autoridades de Estados Unidos insisten en llamarlo virus de China o “Kung-flu”, mientras que ciertos agentes chinos indican que soldados estadounidenses fueron los que introdujeron el virus en Wuhan en octubre del 2019. Lo cierto es que un artículo reciente publicado en la revista científica Nature Medicine ha concluido que el virus es producto de la evolución natural.

El análisis genético

Un equipo de investigación dirigido por Kristian Andersen, profesor asociado de microbiología e inmunología del Scripps Research Institute, halló dos características del SARS-CoV-2 que descartarían la hipótesis de que el virus pudiera haber sido creado en un laboratorio.

El primer rasgo que describe la publicación es que seis aminoácidos de la región de unión para receptores (Receptor Binding Domain) del virus son altamente compatibles con el receptor ACE2 de humanos, gatos y otras especies con receptores homólogos.

Aunque algunos análisis computacionales han demostrado que su compatibilidad inicial no sería ideal, y que efectividad se debe a una capacidad adquirida. De acuerdo al equipo, esto implicaría que la compatibilidad de dichas proteínas sería producto de selección natural en receptores ACE2 humanos o similares.

La segunda característica es la naturaleza de la estructura molecular del SARS-CoV-2. Si esta hubiera sido producto de ingeniería molecular, tendría que haberse ensamblado a partir de la estructura de algún virus conocido. No obstante, los puntos de corte polibásicos de su estructura difieren de la de otros coronavirus.

 El posible origen

El estudio propone dos orígenes alternativos para el SARS-CoV-2. De acuerdo al primer escenario la selección natural de los rasgos infecciosos del virus se habría realizado en un huésped animal y luego transferido al ser humano (zoonosis). La similitud existente entre el SARS-Cov-2 con algunos coronavirus que afectan al murciélago Rhinolophus affinis y al armadillo malayo Manis javanica respaldarían esta hipótesis.

La segunda hipótesis plantea la zoonosis de un virus no patógeno y que, entre la población humana habría evolucionado hasta adquirir su capacidad infecciosa. Todos los genomas de SARS-CoV-2 secuenciados hasta ahora presentan la misma estructura, lo cual indicaría que tienen un ancestro común. Esta hipótesis se sustentaría en vista de que algunos coronavirus de armadillo poseen una estructura RBD similar al SARS-CoV-2.

El estudio también descartó la posibilidad de que el SARS-CoV-2 haya sido sujeto de estudio, como los que suelen hacerse con cultivo celular en laboratorios de bioseguridad tipo 2, y se hubiera podido escapar inadvertidamente. El sustento para ello es que la adquisición de los puntos de corte polibásicos del virus hubiera requerido el aislamiento previo de un virus progenitor del cual no existen registros.

 

Piero Gayozzo 

Piero Gayozzo es Colaborador Especializado del Club N+1 para la Popularización de la Ciencia. Fundó y actualmente es Sub-Director del Instituto de Extrapolítica y Transhumanismo (IET). Escribe sobre la Cuarta Revolución Industrial para el IET y es investigador autodidacta de filosofía de la ciencia y de la tecnología. Llevó estudios de ingeniería industrial en la Universidad de Lima. 

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.