El ‘Yeti sudamericano’: este perezoso gigante vivió en Ecuador hace 10 mil años a 2.500 metros de altitud

Investigadores describieron un perezoso gigante que habitaba en las montañas y valles interandinos de Ecuador a más de 2500 metros sobre el nivel del mar. Este “Yeti sudamericano” pesaba alrededor de una tonelada, poseía grandes garras y su hocico estaba adaptado para soportar la altitud y las bajas temperaturas.

Los cráneos que permitieron identificar a esta bestia extinta se encontraron dispersos en diversas zonas montañosas entre el centro y norte de Ecuador. Además, se cuenta con material suficiente para lograr reconstruir el cuerpo casi completo de este animal gigante que vivió entre los 40 mil y 10 mil años antes del presente. 

Características desconocidas

El doctor Luciano Brambilla, investigador del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad de Rosario (CEI-UNR) y del CONICET, afirmó a la Agencia CTyS-UNLaM que “esta nueva especie posee características desconocidas hasta ahora, especialmente en su amplio hocico, adaptado para que este animal pudiera soportar las bajas temperaturas y el clima de montaña”.

En sus patas traseras y delanteras poseía grandes garras, aunque el equipo de paleontólogos argentinos y ecuatorianos indicaron que habrá que tener paciencia para conocer detalles más específicos de este “Yeti” de los valles interandinos, puesto que la investigación recién comienza.


Restos fósiles de Oreomylodon wegneri

Respecto al ambiente en el que vivió este animal, el paleontólogo ecuatoriano José Luis Román Carrión de la Escuela Politécnica de Quito aseveró al citado medio que “hace más de 10 mil años, en los sitios montañosos y en los valles donde se encontraron los fósiles de esta especie, predominaban los pastizales (gramíneas), pero el clima era unos seis o siete grados más fríos que en la actualidad y el ecosistema poseía lagunas de origen glaciar”.

A lo largo de más de 100 años, se encontraron restos fósiles de esta bestia gigante entre los 2500 y 3100 de altitud desde el norte al centro de Ecuador, aunque ahora se ha refirmado como una especie única de perezoso terrestre que vivía exclusivamente en las alturas.

En el año 2008, en un yacimiento ubicado en la ciudad Quito, se encontraron tres ejemplares adultos y uno juvenil de este “Yeti” sudamericano que forman parte del estudio publicado recientemente en la revista científica Journal of Vertebrate Paleontology.

“El hallazgo de tres ejemplares en un mismo lugar, nos hace pensar que estos animales vivían en manadas, un dato completamente novedoso para todos los perezosos terrestres”, destacó Román Carrión, autor principal de la investigación.

De esta forma, el “Yeti” hallado en las alturas de Ecuador, no se corresponde con el imaginario de un abominable hombre de las nieves solitario. Y, a diferencia de la idea de una bestia temeraria y peligrosa, estos perezosos gigantes eran animales herbívoros y, si se cruzaron alguna vez con humanos hace más de 10 mil años, podrían haber servido de alimento para aquellos lejanos ancestros.

El “Yeti sudamericano” tiene nombre: Oreomylodon wegneri

Esta especie de perezosos gigantes adaptada al frío y a las alturas fue bautizada como Oreomylodon wegneri, que significa milodonte de montaña. Los restos se encuentran preservados en el Museo de Historia Natural de Quito.

El doctor Román Carrión describió que “para soportar las bajas temperaturas, estos animales habían desarrollado un hocico más ancho que las otras especies de perezosos gigantes conocidas hasta ahora, lo cual le permitía humedecer el aire seco que inhalaban y conservar la humedad al exhalar el aire”.

Posiblemente, los Oreomylodon wegneri poseían un olfato hiperdesarrollado, lo cual habría favorecido a la interacción entre los machos y las hembras como así también para la delimitación de sus territorios.

Este “Yeti” sudamericano, de grandes garras -las cuales usaba para conseguir su alimento- en posición erguida podía superar los dos metros de altura y en cuatro patas tenía un tamaño semejante a un auto pequeño.

Hace unos 10 mil años, en el momento en que termina la llamada Era de Hielo, el ecosistema comenzó a cambiar por completo y este gigante y otros mega mamíferos como los mastodontes, caballos y dientes de sables se extinguieron.

 

Este artículo fue publicado originalmente en la Agencia CTyS. Mira el artículo original aquí.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.