Universidades de Costa Rica proponen respiradores artificiales impresos en 3D para combatir la Covid-19

TEC

Mientras la pandemia afecta al mundo entero, uno de los principales problemas que enfrentaron muchos países en la lucha contra el Covid-19 fue la falta de respiradores para los afectados por este virus que ya cobrado casi 40.000 vidas. Pero ahora, un grupo de académicos e innovadores de Costa Rica está apelando a la tecnología 3D para que su nación no enfrente problemas de desabastacimiento de artefactos y utensilios vitales para uso sanitario. 

De acuerdo al Coronavirus Resource Center de la Universidad Johns Hopkins, Costa Rica ya supera los 300 contagiados y registra dos fallecidos. Aunque el país aun mantiene medidas flexibles y las restricciones de circulación son principalmente en horarios de la noche, las universidades nacionales se están esmerando por plantear soluciones a la crisis, explicó a N+1 el periodista científico costarricense Kenneth Mora. 

 

Protectores faciales

Por ejemplo, los ingenieros de la estatal Universidad de Costa Rica (UCR) están utilizando la tecnología 3D para imprimir protectores faciales de bajo costo para el personal médico del país. Esto, luego de identificarse carencias en los hospitales públicos de la Caja Costarricense del Seguro Social, una institución sanitaria nacional de prestigio internacional, pero que se podría ver rebasada por lo que viene de la pandemia.

Para la confección de estos protectores se está utilizando materiales biodegradables como el poliácido láctico, que se adaptó a la perfección a las seis impresoras 3D con que cuenta la UCR, de acuerdo a EFE. Los hospitales Calderón Guardia, el México, el San Juan de Dios y el Hospital del Trauma, todos en la capital San José recibirán estos implementos tan pronto como sean emitidos en serie.

Respiradores artificiales

Así también, grupos de investigación del Tecnológico de Costa Rica (TEC) trabajan en la creación de respiradores artificiales que permitirán ayudar en el abastecimiento de estas máquinas con prototipos de fácil acceso y creación.

“Las universidades están investigando y generando respiradores artificiales en impresión 3D y en materiales acrílicos que buscan que haya la cantidad suficiente de respiradores artificiales cuando llegue el pico de la enfermedad”, explicó a este medio Mora, quien es también editor Jefe de Ciencia506 y Hoy en el TEC.

Una de las propuestas consiste en un diseño totalmente original de un respirador mecánico, el cual, sería creado con piezas de bajo costo basado en la impresión 3D y materiales acrílicos.


Modelo gráfico del prototipo original creado por grupo de investigación de la Escuela de Producción Industrial. 
Ignacio Mora Watson.​​​​​​

La otra propuesta del TEC es un respirador que se basa en un conjunto neumático de pistones y adaptadores especiales que presionan la bolsa que produce el oxígeno, con la capacidad de controlar la presión de aire que se la da al paciente. 


Un respirador que se basa en un conjunto neumático de pistones. TEC
 

La idea de estos grupos es que sus prototipos sean donados a la Caja para ser distribuidos en hospitales y clínicas de todo el país.

 

Otras medidas para frenar la Covid-19

El gobierno nacional amplió la Restricción Vehicular Sanitaria de los fines de semana. El nuevo horario rige desde las 8 pm y va hasta las 5 am; a su vez que La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ha gestionado la compra de 8.8 millones de piezas de equipo de protección personal para la atención de la emergencia COVID-19.

Además, con el fin de reducir los tiempos de respuesta y evitar muertes por falta de equipos especializados, grupos de investigación del Tecnológico de Costa Rica (TEC) trabajan en la creación de respiradores artificiales que permitirán ayudar en el abastecimiento de estas máquinas con prototipos de fácil acceso y creación.

Sin embargo, al no ser obligatoria la cuarentena, Mora admite desventajas: “La gente no está acatando la cuarentena; se han producido más de 540 multas a conductores por violentar las medidas”. Aunque, por fortuna, los medios empezaron “a articular a los actores a nivel científico para combatir la información falsa y priorizar mensajes con criterios científicos y de salud”.

 

 

Johan Osorio y Daniel Meza
Este artículo ha sido publicado originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma

 

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.