NASA: los antiguos datos del Voyager 2 revelan otro misterio de Urano

La Voyager 2 tomó esta imagen cuando se acercó al planeta Urano el 14 de enero de 1986. El color azulado del planeta se debe al metano en su atmósfera, que absorbe las ondas de luz rojas. / NASA / JPL-Caltech

 

El 24 de enero de 1986, ocho años después de su lanzamiento, la nave espacial Voyager 2 de la NASA pasó junto al helado planeta Urano. Durante unas cuantas horas, la nave recopiló la información que reveló en su momento la existencia de dos anillos, 11 lunas y temperaturas inferiores a -214 grados Celcius.

Ahora, más de tres décadas después, unos científicos volvieron a inspeccionar estos datos, encontrando otro secreto oculto. Se trata de la presencia de un plasmoide, una especie de burbuja magnética gigante que pudo haber estado llevando la atmósfera de Urano hacia el espacio. Los detalles se publicaron en Geophysical Research Letters, abriendo nuevas preguntas sobre la naturaleza magnética de este planeta.

 

Atmósfera planetaria

Las atmósferas de todos los planetas, incluido el nuestro, tienen fugas hacia el espacio. La nuestra todavía se quedará por otros mil millones de años, por lo que no es algo que deba preocuparnos ahora. Sin embargo, un claro ejemplo de que con el tiempo esto puede cambiar todo un planeta es Marte.

"Marte solía ser un planeta húmedo con una atmósfera espesa", dijo Gina DiBraccio, física espacial en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y científica del proyecto para la atmósfera de Marte y la Evolución Volátil (MAVEN). "Evolucionó para convertirse en el planeta seco que vemos hoy".

 

Campo magnético

Los científicos consideran que los campos magnéticos de un planeta pueden protegerlo, evitando que el viento solar destruya la atmósfera. Sin embargo, estos campos también pueden generar opciones de fuga. Esto lleva a que los científicos presten especial atención a los campos magnéticos de un planeta para comprender cómo se comporta su atmósfera.

Este es el motivo por el cual Urano representa un misterio: su campo magnético es verdaderamente raro. “La estructura, la forma en que se mueve. Urano es realmente único”, expresó DiBraccio.


GIF animado que muestra el campo magnético de Urano. La flecha amarilla apunta al Sol, la flecha celeste marca el eje magnético de Urano y la flecha azul marca el eje de rotación de Urano. / NASA / Estudio de visualización científica / Tom Bridgman

Esta rareza fue la que atrajo al esquipo de científicos liderados por DiBraccio, quienes buscaban misterios que resolver en Urano y Neptuno. Su plan era elaborar una nueva misión hacia estos planetas, por lo que el extraño campo magnético del séptimo planeta era una gran opción.

Plasmoides

De esta manera, luego de analizar los datos recogidos por el magnetómetro del Voyager 2 hace más de tres décadas, el equipo llegó a la conclusión de que lo estaban observando podría ser la evidencia de un plasmoide.

Los científicos están particularmente interesados en estudiar los plasmoides porque estas estructuras pueden extraer partículas cargadas de la atmósfera de un planeta y arrojarlas al espacio. Si cambias la atmósfera de un planeta, cambias el planeta mismo. A pesar que estas estructuras se han observado en otros planetas, nunca se habían detectado en Urano.

El vuelo de la Voyager 2 solo pudo detectar esta estructura durante 60 segundos de las 45 horas que duró la recopilación de datos. Apareció como una señal muy rápida de arriba abajo en los datos del magnetómetro. Sin embargo, esto fue suficiente para que el equipo estime la forma cilíndrica del objeto: 204.000 kilómetros de largo y 400.000 kilómetros de ancho.

Es importante que los científicos puedan reunir más información del campo magnético de Urano, lo suficiente para comprender mejor cómo afectó la evolución del planeta. Esto requerirá que una nueva nave espacial visite sus alrededores.  

 

Adrian Díaz

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma
Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista 
N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

A pesar de la crisis económica que acecha a América Latina por la pandemia, varios países intentan paliar algunos de sus efectos a través de fondos para la investigación y el desarrollo tecnológico en COVID-19, sin que eso signifique necesariamente una vinculación entre las investigaciones científicas y las decisiones políticas.

Pese a crisis, Latinoamérica financia investigación en COVID-19

Nuestros países han destinado recursos adicionales para proyectos de investigación en ciencias. Sin embargo, estos apoyos enfrentan complejidades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.